Artículos en esta categoría: Desayunos

Tortitas veganas de plátano

Vajilla de la abuela y tortitas bañadas en algarroba

Vajilla de la abuela y tortitas bañadas en algarroba

Hay muchas recetas en la web sobre esta versión vegana de las tortitas americanas pero yo me quedo con la del blog danzadefogones.com que yo he adaptado a mi despensa y a mi gusto. Según la receta, debía usar harina de arroz y de avena pero no tenía ninguna de las dos, así que la primera versión la hice con harina de garbanzo y de maíz. Quedaron estupendas pero al ponerme a hacer las de la foto he hecho un cambio y he usado harina de avena. Como no tenía, he triturado copos de avena finos en un molinillo de los de café y me ha quedado muy fina.

He intentado hacer lo mismo con arroz integral para hacer la receta al pie de la letra pero no me gustaba la textura que quedaba y he decidido seguir con mi propia versión.

El resultado ha sido espectacular. Han quedado deliciosas y al primer bocado sientes que estás comiendo un presunto pecado que lejos de serlo es todo un antídoto contra el estrés y el cansancio.

Eso sí, son muy contundentes así que yo con una tortita de estas tengo más que suficiente para desayunar. Las he untado con algarroba pero podéis probar también con una mermelada de frambuesas sin azúcar o simplemente solas porque como tienen sabor a plátano y a leche vegetal, ya son ricas de por sí.

Me encanta la textura que tienen, el color doradito que las hace tan apetecibles y lo sanas que son. No llevan azúcar, ni huevos ni leche de vaca. Además, son muy fáciles de preparar y se puede guardar la masa en el frigorífico para tener tortitas para más de un desayuno o merienda.

Ingredientes: 150 gramos de harina de garbanzos + 12o gramos de harina de avena + 1 cucharadita de levadura (sin gluten) + 1/2 cucharadita de sal + 2 cucharaditas de canela en polvo + 250 mililitros de leche de avena (u otra vegetal) + 2 cucharadas de melaza de arroz + 1/2 cucharadita de vainilla en polvo (opcional) + 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra + 2 plátanos ( maduritos mejor)  +  1 limón exprimido

Elaboración: En una jarra para batir o en un bol grande mezclas los dos tipos de harina, la levadura, la sal, la canela y la vainilla y lo remueves bien.

En otro recipiente haces lo mismo con el resto de ingredientes: la leche de avena, la melaza, el aceite, un limón exprimido y los plátanos cortados en trocitos y lo bates todo con la batidora. Una vez batido, añades el contenido del otro bol y lo vuelves a batir.  Te quedará una masa ni muy líquida ni muy espesa, entonces, calientas una sartén con unas gotas de aceite que extiendes sobre la base con un pincel y cuando esté caliente viertes 1/4 de taza de la masa o un cucharón de masa y le das un meneo suave a la sartén para ayudar a que se extienda un poco y tome una forma redondeada.

Con hacer las tortitas 2 o 3 minutos por cada lado será suficiente. Cuando veas que los bordes se empiezan a dorar o a tomar más consistencia, ese será el momento de dar la vuelta a la tortita con ayuda de una espátula o espumadera. Hazlo lo con cariño y mimo para que te queden bonitas y no se rompan.

Las he servido con algarroba disuelta en un cazo con un poco de leche vegetal y las he adornado con unos arándanos deshidratados

Las he servido con algarroba disuelta en un cazo con un poco de leche vegetal y las he adornado con unos arándanos deshidratados

 

Compártelo

Desayuno de muesli

Desayunar y leer...un placer de diosas¡¡

Desayunar y leer…un placer de diosas¡¡

 

No recomiendo lácteos pero de vez en cuando es bueno salirse de la rutina, por muy sana que sea ésta, así que esta mañana me he abierto un tarro de kéfir de cabra ecológico de la marca “El Cantero de Letur” y he echado la mitad en un cuenco.

Luego he añadido unas cucharadas de muesli sin azúcar, he cortado dos dátiles en trocitos pequeños y lo he decorado con unas frambuesas deshidratadas.

Lo he acompañado con unas fresas ecológicas que compré ayer en Bioalai y mmmhhhh… cuántos sabores, cuántas sensaciones…y con qué poco esfuerzo.

El bote de kéfir de 420 gramos me da para dos días, así que creo que mañana repetiré operación.

 

Compártelo

Crema de maíz

Crema de maíz (polenta)

Crema de maíz (polenta)

La polenta es un plato tradicional italiano que tiene su base en la harina de maíz. En la macrobiótica lo usamos para hacer preparaciones muy diferentes (comida, merienda, postres…). En este caso, se trata de un desayuno energético y vitaminado “tope” de bueno y sano. Pero ya lo usan hasta los cocineros más pegados a la cocina tradicional. Mira qué hamburguesas prepara Karlos Argiñano con polenta.

El desayuno que te propongo se prepara en 20 minutos y se hace así:

Ingredientes: 1 taza de sémola de maíz (polenta) + 3 tazas de agua + 1 taza de zumo de manzana o 4 tazas de agua

Elaboración: Primero hierves el agua con el zumo de manzana, cuando rompa a hervir echas la polenta poco a poco y remueves para que no se formen grumos. Lo cocinas durante 20 minutos aproximádamente y remueves un buen rato. Si ves que se hace muy rápido y que se te queda muy seco puedes añadir un poco más de líquido.

Lo puedes adornar con unas pasas o con unas almendras tostadas.

 

 

Compártelo

Crema de arroz con mijo

Con este desayuno no habrá quién te pare¡¡

Con este desayuno no habrá quien te pare¡¡

Es mi desayuno preferido, el que me pone las pilas en invierno. En primavera y verano lo hago más ligero, sin castañas, pero en otoño e invierno son imprescindibles para mí porque son mantequillosas y muy muy dulces y es justo ese sabor el que me pide el cuerpo. También le añado trocitos de manzana deshidratada de agricultura ecológica.

Me gusta preparar este desayuno por la noche, antes de acostarme, y hago suficiente cantidad para que me dure dos o tres días, así no tengo que estar todas las noches haciendo lo mismo y puedo dedicarme a otras cosas.

Lo conservo en el frigorífico en un taper de cristal y por la mañana caliento la ración que voy a tomar en una cazuela a fuego medio con un chorrito de leche vegetal para que no se pegue y quede un poquito más líquido.

Ingredientes: media taza de arroz integral + media taza de mijo + un puñado de castañas secas + un puñado de manzana deshidratada + seis tazas de agua + 1 taza de leche de arroz + un palito de canela + una pizca de sal

Elaboración:

Lavas el arroz y el mijo en un recipiente debajo del grifo, lo cuelas bien y lo tuestas en el fondo de una olla exprés. Cuando digo tostar me refiero a que lo pongas al fuego sin nada más para que vaya entrando calor al grano. Hazlo con el fuego medio o suave para que no se queme y remueve de vez en cuando. Cuando esté ligeramente tostado añades las siete tazas de líquido, las castañas, la manzana y la canela. Pones el fuego alto y cuando empiece a hervir, añades una pizca de sal y cierras la olla exprés. Una vez que haya subido la válvula, lo dejas a fuego mínimo unas dos horas y media.

Si tienes una llama fuerte en tu cocina, prueba primero a abrir la olla pasada una hora y media. Si ves que está muy seco añade más líquido y déjalo más tiempo para que quede más cremoso.

El secreto de este desayuno es conseguir que quede cremoso y dulce sin necesidad de azúcar. Cuando lo vayas a comer puedes endulzarlo con un poquito de melaza de arroz o de cebada y echar unas pipas de calabaza tostadas por encima.

Me gusta abrazar mi tazón de cereales con las dos manos y servirme un té kukicha calentito…mmmhhhh…buenos días!!!!

 

 

 

Compártelo

Té y pan “tumaca” macro

Té bancha con pan de trigo candeal untado con aceite de oliva, tamari y canela

Una vez a la semana me gusta dar rienda suelta al institinto panarras que hay en mí y desayunar un par de tostadas pero de las mías.

Siempre elijo un pan de calidad, en este caso es integral, de trigo candeal. Lo compro ya cortado en rebanadas y lo congelo porque como pan de vez en cuando y si no, se quedaría duro.

Lo primero de todo, preparo un té. En este caso he elegido un té bancha, que lo he hecho durante unos diez minutos y lo dejo reposar. Luego saco el pan del congelador y lo meto a la tostadora. Me gusta el sabor del aceite en el pan y me preparo mi propio pan “tumaca”. Los ingredientes los aprendí de Javier Arocena y me parece que es una combinación perfecta y deliciosa.

Echas unas gotitas de aceite de oliva sobre el pan, a continuación le das un toque macrobiótico con un poquito de tamari y para rematar, espolvoreas por encima canela en polvo. Un desayuno perfecto para un día aún mejor¡¡

Compártelo