Artículos en esta categoría: Postres sin

Infusión de melón, un postre que te cuida

By sugarnobaby

By sugarnobaby

 

Estoy feliz porque cada vez más cocineros se vuelcan con la cocina saludable.

Hace unos meses te hablé de Andoni Luis Aduriz (Restaurante Mugaritz, Gipuzkoa) y de su colaboración con el estomatólogo Fernando Fombellida para publicar un libro con consejos para llevar una dieta saludable y preventiva del cáncer.

Aduriz es de los que piensan que la cocina del futuro será saludable o no será y parece que el chef vizcaíno Eneko Atxa (el único de Bizkaia con tres estrellas Michelin) es de los suyos.

Lo descubrí por casualidad y en el sitio donde menos me lo esperaba, ¡¡en la peluquería!! leer más

Compártelo

Cómo hacer un helado sano y con propiedades anticáncer

By sugarnobaby

Helado de frambuesas y moras. En el campo todo sabe mejor. Foto sugarnobaby

Mi idea sobre los helados ha cambiado desde que he hecho esta receta. Hacía años que no disfrutaba de un helado como lo he hecho hoy.

Hasta ahora renunciaba a este placer…

Y si alguna vez “pecaba” no lo disfrutaba como debía, pensando en la cantidad de azúcar, lácteos y grasas que me estaba comiendo. Pero se acabó. Mis veranos a partir de ahora también tendrán sabor a helado. El que he hecho hoy lleva frambuesas y moras, dos frutas que además de estar deliciosas tienen propiedades anticáncer.

Tengo que darle las gracias a Odile Fernández y a su agenda 2015.

Un día de agosto, mientras pasaba páginas para ver fotos de sus recetas quedé atrapada por una en la que una mora y una frambuesa medio escarchaditas me miraban y me decían cómeme. leer más

Compártelo

Cóctel de fresas con crema de avellanas caliente

 

No me digas que no te está pidiendo a gritos que lo pruebes

No me digas que no te está pidiendo a gritos que lo pruebes

¿Cuántas veces has puesto como excusa la falta de tiempo para no hacer un postre? O ¿cuántas veces has pensado en voz alta…total…si tengo la nevera vacía…ni me molesto?

Pues aquí vengo yo con un postre casero sano, rico y a prueba de pretextos.

Si lo tuyo no es pasarte horas cocinando pero quieres comer bien y rematar mejor una comida de fin de semana, toma nota porque esta receta es para ti. leer más

Compártelo

Tarta de manzana y pera

Me gustan estas tardes de invierno

Me gustan estas tardes de invierno

Las tardes de los sábados en invierno tienen un puntito entre melancólico y hogareño, como la de hoy, y he aprovechado este momento para buscar sabores tradicionales pero sin los ingredientes que más nos perjudican, uno de ellos el azúcar.

Me he zambullido en el libro “Mis recetas de cocina anticáncer” de Odile Fernández, una médico que seguramente conocéis todos porque después de superar en 2010 un cáncer de ovario con metástasis, se ha hecho famosa por sus libros en los que habla de la relación entre la alimentación y la enfermedad.

El caso es que he encontrado una receta de tarta de manza y pera que me ha hecho ensalivar y me ha traído recuerdos familiares. El resultado ha sido excepcional, así que la comparto con todos vosotros.  No lleva ni un gramo de azúcar y para ser una tarta es bastante ligera aunque, y esto va por los veganos, aviso que lleva huevos. Yo no tengo problemas en comer huevos de vez en cuando pero siempre procuro que sean ecológicos y de gallinas felices.

Bueno, no me enrollo más, a ver qué os parece…

Ingredientes: 3 huevos ecológicos + 75 ml de melaza de arroz o sirope de ágave + 50 ml de aceite de oliva virgen extra + 100 gr de harina integral de espelta + 1 cucharadita de sal marina sin refinar + 2 manzanas golden + 2 peras + canela molida + 1 sobre de Royal

Elaboración: Cortar las manzanas y las peras por la mitad y después de quitarles el corazón, cortarlas en gajos finos. Rociar la fruta con unas gotitas de limón para que no se oscurezca y reservar.

Encender el horno a 180º para que se vaya calentando.

Mezclar en un cuenco los huevos y la melaza de arroz con una varilla eléctrica (también puedes hacerlo a mano si eres maños@) hasta que tengas una crema espumosa. A continuación, agregas poco a poco la harina tamizándola, posteriormente el aceite (también despacito), la sal, el sobre de “levadura” Royal y lo vuelves a batir con la varilla.

En la receta original de Odile, ella no utiliza ningún impulsor ni levadura pero yo he considerado que de no hacerlo quedaría una tarta muy poco esponjosa y he preferido hacerlo. Quizás un día pruebe a ver qué pasa si no se lo añado pero el resultado me ha gustado tanto que no sé si lo haré.

Bueno, siguiendo con la receta. Una vez que tengas los ingredientes batidos y que hayas metido bien de aire a la masa con las varillas, coloca las manzanas cortadas en forma de gajos en un molde, previamente untado en un poquito de aceite.

Procura que cubran bien toda la base del molde y entonces echas parte de la masa por encima y colocas las láminas de pera en una segunda capa y viertes el resto de la mezcla.

Pues decorar con gajos de fruta sobrante la última capa de la tarta y espolvorear por encima un poco de canela en polvo.

Hornea la tarta entre media hora y una hora, según la potencia de tu horno. Cuando esté hecha, sácala del horno, déjala que se enfríe un poquito y lista para disfrutar!!!

Receta apta para macrobióticos, diabéticos, niños, abuelos, padres, madres, embarazadas, solteros, viudas, separadas, golosos en general y para todo el que sepa disfrutar de las cosas ricas, jajaja.

 

Compártelo

Gelatina rápida de fresas

Estas fresas me recuerdan a las de mi abuela

Estas fresas me recuerdan a las que me daba mi abuela

 

He buscado las mejores fresas que he encontrado en las tiendas y yo diría que son incluso mejores que las del huerto de mi abuela aunque su sabor se me quedó para siempre en la memoria de los buenos momentos.

Al cortarlas me ha venido un perfume increíble que me ha recordado a los aromas del verano, esa época del año que tanto me gusta y que tanto escasea por mi tierra.

He buscado un toque verde para adornar y compensar este bocado dulce y he cortado unas ramas de menta. En una jarra de cristal he preparado una infusión de agua con pétalos de rosa y con un chorrito de vino, justo para darle color.

Y la reina de esta receta, la gelatina, la he hecho con agua, leche de coco y agar agar. Te cuento paso a paso cómo se hace.

Ingredientes: una taza grande de agua + una taza (grande) de leche de coco (o zumo de manzana) + fresas + limón + sal + 2 cucharadas de agar agar + una cucharada de melaza de arroz

Elaboración: cueces un par de minutos el agua con la leche de coco o el zumo de manzana, añades una pizca de sal marina sin refinar, una cucharada de melaza de arroz y dos cucharadas de agar agar. Remueves bien y lo dejas que se cocine otros diez minutos. Conviene que lo remuevas para que se disuelva bien el alga.

Colocas las fresas ya cortaditas en el recipiente que tú quieras, las rocías con un chorrito de limón (también puedes añadir canela en polvo o coco rallado) y cuando se haya disuelto el alga después de 10 minutos cocinándose, viertes el líquido sin cubrir las fresas y lo dejas reposar hasta que se convierta en una gelatina. Cuando se enfríe estará listo para servir.

Es un postre macrobiótico suave y saludable porque estás comiendo fruta y algas (ricas en minerales y vitaminas)  y ésta en concreto, el agar agar, ayuda a combatir el colesterol y a reducir la absorción de grasas. Regenera el tránsito intestinal y es muy recomendable para quienes tienen problemas gástricos o úlceras.

Se vende en copos o en forma de tiras y tiene un alto poder gelificante. ¿Te animas?

Compártelo