Artículos en esta categoría: Bebidas

Infusión de melón, un postre que te cuida

By sugarnobaby

By sugarnobaby

 

Estoy feliz porque cada vez más cocineros se vuelcan con la cocina saludable.

Hace unos meses te hablé de Andoni Luis Aduriz (Restaurante Mugaritz, Gipuzkoa) y de su colaboración con el estomatólogo Fernando Fombellida para publicar un libro con consejos para llevar una dieta saludable y preventiva del cáncer.

Aduriz es de los que piensan que la cocina del futuro será saludable o no será y parece que el chef vizcaíno Eneko Atxa (el único de Bizkaia con tres estrellas Michelin) es de los suyos.

Lo descubrí por casualidad y en el sitio donde menos me lo esperaba, ¡¡en la peluquería!! leer más

Compártelo

Bebida dulce de kuzu

Esta maravilla de la naturaleza se toma templadita

Esta maravilla de la naturaleza se toma templadita

La naturaleza está llena de plantas que nos pueden ayudar y hay algunas como el kuzu ((Pueraria Lobata) que son además muy fáciles de usar.

El kuzu se vende a granel o empaquetado y tiene forma de torroncitos blancos irregulares, parecen trocitos de tiza blanca. Se extraen de la raíz de la Pueraria Lobata, donde están la mayoría de los principios activos de la planta, y se utililizan con fines medicinales.

El kuzu se consigue después de lavar y secar al aire libre esta raíz. Es un proceso muy laborioso y parece que debido a ello mucho del kuzu que se encuentra en las tiendas no es puro, así que conviene que leas bien lo que indica en el paquete y no te fíes del que te vendan muy barato.

Al fin y al cabo, si vas a utilizar kuzu no lo haces por su sabor sino porque quieres aprovecharte de sus propiedades para regenerar la flora bacteriana y subir las defensas, fortalecer la digestión o combatir una diarrea.

Así que merece la pena que busques uno de calidad, aunque te cueste un poquito caro. Cunde bastante porque para cada preparación utilizarás una cucharadita pequeña.

Ahora que estamos en invierno y que la gripe suele campar a sus anchas es bueno que lo conozcas y que lo empieces a usar. Te voy a aconsejar una preparación que es muy dulce y sabrosa, se hace en unos minutos, y a los niños les va a gustar mucho.

De paso, sabrás que estás dándoles un probiótico totalmente natural. Si has tenido que tomar antibióticos durante un tiempo, ayúdate con kuzu a reparar el daño que han hecho en tus maltrechos intestinos.

Piensa que esta planta crece en suelos estériles, sobre todo volcánicos, y no sólo crece en ellos sino que los regenera, así que no habrá intestino barrido que se le resista, jajaja.

Vamos a ver una preparación muy fácil y rica para las personas de cualquier edad. También puedes añadir kuzu a una compota y así tomarás un postre super sano.

Ingredientes: 1 cucharadita de kuzu + agua + zumo de manzana

Elaboración: Disuelves la cucharadita de kuzu en un vasito con un poquito de agua (el culito del vaso es suficiente), calientas en un cazo al fuego un vaso de zumo de manzana, añades el kuzu disuelto y remueves con una cuchara de madera hasta que el kuzu pierde su tonalidad blanca y queda transparente (3 minutos aproximádamente). Notarás que espesa el zumo de manzana.

Se toma templadito, principalmente en ayunas pero también se puede beber a media mañana o a media tarde.

Conviene beberlo durante unos días seguidos para notar sus efectos terapéuticos.

Si has pasado una gripe o estás en ella, ayúdate a aliviar la sensación de cansancio y a bajar la fiebre.

Es excelente para los niños con catarros y resfriados, notan sus efectos muy rápido.

Si estás estreñido o tienes diarrea también es un remedio estupendo para ti.

También se utiliza cuando hay personas que quieren dejar de fumar o de beber alcohol porque reduce los síntomas de la abstinencia.

Otras enfermedades que mejoran con kuzu son los dolores articulares, la hepatitis, la cirrosis, la diabetes,  los problemas de colon, la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.

Por si todo esto fuera poco, también tiene efectos a nivel energético y emocional. Nos ayuda a poner los pies en la tierra, a ser más decididos y a actuar en vez de darle tantas vueltas a las cosas…

¿Alguien necesita un poquito de esta maravilla? Yo ya soy fan, quiero kuzu en mi vida pero a paladas!!! jijiji

 

 

 

 

Compártelo

Horchata casera sin azúcar

Merienda de diosas

Merienda de diosas

Es una bebida refrescante y nutritiva, fácil de preparar en casa y que entra sin querer. Sin embargo, había perdido la costumbre de tomarla y hacía años que no la probaba. Me recuerda a mis veranos de la infancia cuando mis padres me llevaban al mar y caminábamos por el paseo marítimo. Era la costa mediterránea y en todas las terrazas servían horchata.

Hoy me la he preparado en casa, lejos de aquel mar y de aquellas vacaciones pero me ha evocado muchos recuerdos bonitos. Desde luego no pretendo competir con los valencianos, que son los reyes de la horchata, pero la mía ha quedado de diez y ¡¡sin azúcar!!

Su ingrediente principal es la chufa, un tubérculo tradicional de la huerta valenciana aunque en Egipto la cultivaban hace más de 3.000 años . Ahora que lo pienso, yo he sido muy fan de las chufas, hace una pila de años me las comía como si fueran pipas. Secas también son muy ricas, lo confirmo.

Como horchata, la chufa tiene un efecto prebiótico, aumenta la inmunidad, facilita la digestión, es rica en ácido oleico Omega 9, lo que ayuda a regular el colesterol, y es una bebida reconstituyente que va genial para deportistas, para personas con mucho estrés o cansancio y para quienes estén decaídos o se estén recuperando de una enfermedad.

Y para los niños es perfecta porque es dulce, fresca y es una bebida sin gas, ni aditivos químicos como las que abundan en el mercado.

Después de todo esto estaréis deseando hacerla, no? Así que vamos al lío.

Ingredientes: 125 gramos de chufas secas + 700 ml de agua (si es filtrada o de manantial mejor) + melaza de arroz

Elaboración: Remojas las chufas durante 24 horas y las trituras con la batidora y con 500 ml de agua limpia (la de remojo la tiras).

El líquido blanco que te quede lo vas depositando en una jarra de cristal con ayuda de un colador, en el que se irá quedando la pasta de las chufas trituradas.

Esa pasta la vuelves a triturar con 200 ml de agua y lo vuelves a colar y a verter en la jarra.

Prueba el sabor y si no eres muy golos@ puede que prefieras dejarlo así pero a mí me parece que está mucho más rica con dos cucharadas soperas bien colmadas de melaza de arroz.

Remueves bien la mezcla en la jarra y tendrás lista esta bebida blanca que tanto gustaba a los faraones. A la hora de servir puedes añadirle un poquito de canela (opcional).

 

 

 

 

 

 

Compártelo

Té de rabanitos

La mesa lista para el té

La mesa lista para el té

Guardo la receta de este té como si fuera una pócima mágica pero creo que ha llegado el momento de compartirla…Es probable que te hechice al primer sorbo y si sabes cuáles son sus efectos todavía más. Ayuda a eliminar líquidos y a combatir grasas superficiales como la ¡¡celulitis!! Así que ya estás corriendo a comprar los ingredientes porque la elaboración no te costará más de 3 minutos.

Ingredientes: 1 o 2 cucharadas de té bancha (por litro de agua) + rabanitos + shoyu (salsa de soja) + jengibre

Elaboración: Hierves un minuto o dos el té bancha (2 cucharadas soperas por litro de agua). A continuación, lavas bien unos rabanitos y los rallas muy finos con su piel  rojita. Los echas en una taza o vaso (1 o 2 por persona), agregas el té, unas gotitas de shoyu,  un poco de jengibre también rallado y… ¡¡¡a gozar!!!

En verano te apetecerá frío o a temperatura ambiente y así también está muy rico porque tiene ingredientes potentes. A mí me gusta preparar bastante cantidad de té y conservarlo en un termo o en una botella de cristal e ir bebiendo cuando me apetece a lo largo del día. Los rabanitos y el jengibre los rallo justo en el momento de servirme una taza.

Como es un té que no contiene teína, puedes tomarlo incluso por la noche que no te quitará el sueño, te lo prometo.

 

 

 

Compártelo

Ponche

Ponche navideño sin alcohol

Ingredientes: 2 cucharadas soperas de té bancha + 1 litro de agua + 1/2 litro de zumo de manzana + piel de naranja + canela en rama + melaza de arroz + jengibre rallado

Elaboración:

Cueces todos los ingredientes unos 5 minutos y lo dejas reposar un ratito. El zumo de manzana lo cueces menos, unos dos minutos, casi al final, para evitar que quede ácido.

Para rematar, lo filtras todo con un colador y lo sirves caliente. ¿Rico, eh? Encima es un ponche que lo puede tomar todo el mundo¡¡ Con éste sí que podréis brindar todos y coger el coche después sin miedo a una multa o a algo peor…

Compártelo