Archivados bajo la etiqueta: receta macrobiótica

Bebida dulce de kuzu

Esta maravilla de la naturaleza se toma templadita

Esta maravilla de la naturaleza se toma templadita

La naturaleza está llena de plantas que nos pueden ayudar y hay algunas como el kuzu ((Pueraria Lobata) que son además muy fáciles de usar.

El kuzu se vende a granel o empaquetado y tiene forma de torroncitos blancos irregulares, parecen trocitos de tiza blanca. Se extraen de la raíz de la Pueraria Lobata, donde están la mayoría de los principios activos de la planta, y se utililizan con fines medicinales.

El kuzu se consigue después de lavar y secar al aire libre esta raíz. Es un proceso muy laborioso y parece que debido a ello mucho del kuzu que se encuentra en las tiendas no es puro, así que conviene que leas bien lo que indica en el paquete y no te fíes del que te vendan muy barato.

Al fin y al cabo, si vas a utilizar kuzu no lo haces por su sabor sino porque quieres aprovecharte de sus propiedades para regenerar la flora bacteriana y subir las defensas, fortalecer la digestión o combatir una diarrea.

Así que merece la pena que busques uno de calidad, aunque te cueste un poquito caro. Cunde bastante porque para cada preparación utilizarás una cucharadita pequeña.

Ahora que estamos en invierno y que la gripe suele campar a sus anchas es bueno que lo conozcas y que lo empieces a usar. Te voy a aconsejar una preparación que es muy dulce y sabrosa, se hace en unos minutos, y a los niños les va a gustar mucho.

De paso, sabrás que estás dándoles un probiótico totalmente natural. Si has tenido que tomar antibióticos durante un tiempo, ayúdate con kuzu a reparar el daño que han hecho en tus maltrechos intestinos.

Piensa que esta planta crece en suelos estériles, sobre todo volcánicos, y no sólo crece en ellos sino que los regenera, así que no habrá intestino barrido que se le resista, jajaja.

Vamos a ver una preparación muy fácil y rica para las personas de cualquier edad. También puedes añadir kuzu a una compota y así tomarás un postre super sano.

Ingredientes: 1 cucharadita de kuzu + agua + zumo de manzana

Elaboración: Disuelves la cucharadita de kuzu en un vasito con un poquito de agua (el culito del vaso es suficiente), calientas en un cazo al fuego un vaso de zumo de manzana, añades el kuzu disuelto y remueves con una cuchara de madera hasta que el kuzu pierde su tonalidad blanca y queda transparente (3 minutos aproximádamente). Notarás que espesa el zumo de manzana.

Se toma templadito, principalmente en ayunas pero también se puede beber a media mañana o a media tarde.

Conviene beberlo durante unos días seguidos para notar sus efectos terapéuticos.

Si has pasado una gripe o estás en ella, ayúdate a aliviar la sensación de cansancio y a bajar la fiebre.

Es excelente para los niños con catarros y resfriados, notan sus efectos muy rápido.

Si estás estreñido o tienes diarrea también es un remedio estupendo para ti.

También se utiliza cuando hay personas que quieren dejar de fumar o de beber alcohol porque reduce los síntomas de la abstinencia.

Otras enfermedades que mejoran con kuzu son los dolores articulares, la hepatitis, la cirrosis, la diabetes,  los problemas de colon, la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.

Por si todo esto fuera poco, también tiene efectos a nivel energético y emocional. Nos ayuda a poner los pies en la tierra, a ser más decididos y a actuar en vez de darle tantas vueltas a las cosas…

¿Alguien necesita un poquito de esta maravilla? Yo ya soy fan, quiero kuzu en mi vida pero a paladas!!! jijiji

 

 

 

 

Compártelo

Falafel

Listas las bolitas, sólo falta hornearlas o freirlas

Listas las bolitas, sólo falta hornearlas o freirlas

Me encantan los garbanzos en todas su variantes y esta receta especialmente. Soy una fan de esta legumbre, sí. Me vuelve loca. Creo que no hay una semana en la que no los coma… Hacer falafel es divertido y es mil veces más rico que el que puedes comer comprar ya hecho.

Es un plato típico de Oriente Medio pero ahora ya lo comemos en todo el mundo. Algo bueno tenía que tener la globalización, no?

Además de tener un sabor muy rico, gracias a la mezcla de los garbanzos con la cúrcuma, el perejil y el cilantro frescos, el ajo y el comino, es un plato muy sano, con propiedades anticáncer, como pregona en sus libros la doctora Odile Fernández.

Además, es sencillo de elaborar y tiene un coste bajo.

Así que ahí va la receta para que os pongáis manos a la obra.

Ingredientes: 400 gr de garbanzos cocidos +50 gr de anacardos crudos + 1 cebolla + 1 diente de ajo + un puñadito de perejil fresco + una pizca de cilantro fresco (opcional) + 1/2 cucharada de comino molido + 1/2 cucharadita de canela en polvo + 1/2 cucharada de cúrcuma + pimienta negra + 1 cucharada de aceite de oliva virgen

 Elaboración: El perejil y el cilantro se lavan y se cortan picaditos, deshechando las partes duras. A continuación, se trituran todos los ingredientes hasta que te quede una masa homogénea, que dejarás que repose media hora.

 

Ten perejil fresco a mano para hacer tu falafel

Ten perejil fresco a mano para hacer tu falafel

Pasado ese tiempo,  te lavas bien las manos y con ellas ligeramente húmedas haces bolitas. A la hora de cocinar el falafel, tienes dos opciones, freirlo en abundante aceite y escurrir bien antes de servir o meterlo al horno sobre un papel vegetal durante unos 15 minutos a 180 grados.

Elige la forma que más te guste. Si quieres hacerlo más ligero, para ti el horno y si no, ¡¡a freir se ha dicho!!

Tradicionalmente se sirve acompañado de una ensalada, con pan de pita o chapati y con una salsa de yogur o con tahín. A mí me gusta servirlo con hummus. Doble de garbanzo¡¡

Compártelo