Archivados bajo la etiqueta: osteoporosis

Tekka

Tekka

Este condimento es recomendable para las personas que tienen osteoporosis, reuma, anemia, atrofia muscular, así como debilidad nerviosa y cardiaca porque contiene muchos minerales, tonifica los músculos y el sistema nervioso y es un potente alcalinizador sanguíneo. Se toma una cucharadita de café espolvoreada sobre el cereal de la comida durante una semana o nueve días y se descansa. Al cabo de un mes, se puede volver a hacer lo mismo, hasta que se note una mejoría.

Ingredientes: 3 zanahorias + 1 nabo + 300 gramos de miso + zumo de jengibre + 200 gramos de aceite de sésamo (utilizar una sartén de hierro)

Elaboración:

Picas las verduras muy finas y las fríes con el aceite a fuego muy lento. Cuando estén doraditas, añades el miso y el zumo de jengibre y lo dejas a fuego muy lento durante 3 horas. Conviene remover de vez en cuando. Cuando vayas a apagar el fuego tiene que estar muy seco.

 

Compártelo

Azúcar, osteoporosis y caries

 

La relación entre el azúcar, la osteoporosis y las caries es algo aún desconocido para muchas personas. Si no, no me explico cómo hay tanta gente preocupada con tomar suplementos de calcio mientras se echa un azucarillo o dos al café.

No digo ya nada de la obsesión por tomar leche y yogures. En fin, eso ya es para otro capítulo aparte. Veamos qué pasa con el azúcar cuando lo comemos.

El azúcar refinado es muy alcalino  y al ingerirlo, el estómago busca equilibrarlo segregando ácido, lo que puede derivar en úlceras de estómago.

Por otro lado, nuestra sangre es ligeramente alcalina y cuando el azúcar llega a la sangre, se produce también una reacción ácida, por lo que la sangre se acidifica.

Nuevamente, el cuerpo tiende a buscar el equilibrio y entonces acude a buscar minerales a nuestra reserva interior.

Si comiéramos azúcar de vez en cuando, no pasaría nada porque los minerales de la comida diaria y los de nuestra reserva corporal serían suficientes.

Pero el problema está en que tomamos alimentos azucarados cada día y en más de una ocasión, por tanto, las reservas se quedan cortas y el cuerpo recurre a los minerales de huesos y dientes.

Con el paso de los años, esta extracción de calcio de los huesos y de los dientes para equilibrar el efecto del azúcar conduce a osteoporosis, debilitamiento general y caries.

Por tanto, está claro lo que tenemos que hacer para tener unos huesos fuertes y unos dientes sanos, ¿verdad?

Compártelo