Archivados bajo la etiqueta: diabetes

Alimentos diabetógenos

 

Los alimentos refinados como la pasta y el arroz blanco,  son diabetógenos por lo que, consumidos en grandes cantidades y a lo largo de los años pueden derivar en diabetes. Los diabéticos pueden comer cereales integrales pero menos cocidos que las personas sanas, igual que las veduras, que deberían comerlas más “al dentes”.

Los cereales y la pasta integrales son fuente de salud porque estimulan el intestino, nutren la flora intestinal y aumentan las defensas.

Además, mantienen los niveles de glucemia adecuados en la sangre, producen una energía saludable durante todo el día y son muy nutritivos.

En el caso del arroz, tiene muchas vitaminas, incluída la B12, y al comerlo integral, nos aprovechamos de sustancias anticancerígenas que están en la cáscara.

Por si todo esto no fuera poco, ten en cuenta que el 12 por ciento de la población española tiene diabetes tipo 2, un 4 por ciento la padece pero no lo sabe y otro 11,6 por ciento está en riesgo de desarrollarla.

Yo creo que hay suficientes motivos como para empezar a comer cereales integrales, ¿no crees?

 

 

 

Compártelo

Leche de vaca

 

La comida tiene un componente emocional ¿Tomas leche a diario? ¿Sabes lo que
significa este hábito? Si estás “enganchado” a la leche y no puedes pasar sin ella ni un día puede que lo que en realidad ocurra es que te resistes a dejar de ser niño.

Si sólo fuera eso no sería tan grave lo malo es que la leche no es un alimento tan sano y bueno como nos han contado.  El estómago humano a partir de los 3 años de vida deja de estar preparado para digerirla de forma adecuada porque ya no produce las enzimas que la hacen digestible.

El estómago se esfuerza por digerirla pero la leche acaba quedando pegada a los intestinos en forma de una pasta que acaba fermentando, se seca y queda depositada en forma de costra. Con el paso de los años deriva en problemas de tiroides, diabetes, alergias de todo tipo, intolerancia a algunos alimentos,  flemas, mucosidades, tos y catarro,  etcétera.

Por eso, si tienes alergia y dejas de tomar lácteos, pronto empezarás a notar los beneficios y gastarás menos pañuelos de papel. Y si cambias tu dieta completamente, llegarás a olvidarte de los molestos ataques de alergia y de los dichosos antihistamínicos. Es mi caso, bieeeennnnn¡¡¡

Compártelo