Archivados bajo la etiqueta: azúcar

Azúcar, osteoporosis y caries

 

La relación entre el azúcar, la osteoporosis y las caries es algo aún desconocido para muchas personas. Si no, no me explico cómo hay tanta gente preocupada con tomar suplementos de calcio mientras se echa un azucarillo o dos al café.

No digo ya nada de la obsesión por tomar leche y yogures. En fin, eso ya es para otro capítulo aparte. Veamos qué pasa con el azúcar cuando lo comemos.

El azúcar refinado es muy alcalino  y al ingerirlo, el estómago busca equilibrarlo segregando ácido, lo que puede derivar en úlceras de estómago.

Por otro lado, nuestra sangre es ligeramente alcalina y cuando el azúcar llega a la sangre, se produce también una reacción ácida, por lo que la sangre se acidifica.

Nuevamente, el cuerpo tiende a buscar el equilibrio y entonces acude a buscar minerales a nuestra reserva interior.

Si comiéramos azúcar de vez en cuando, no pasaría nada porque los minerales de la comida diaria y los de nuestra reserva corporal serían suficientes.

Pero el problema está en que tomamos alimentos azucarados cada día y en más de una ocasión, por tanto, las reservas se quedan cortas y el cuerpo recurre a los minerales de huesos y dientes.

Con el paso de los años, esta extracción de calcio de los huesos y de los dientes para equilibrar el efecto del azúcar conduce a osteoporosis, debilitamiento general y caries.

Por tanto, está claro lo que tenemos que hacer para tener unos huesos fuertes y unos dientes sanos, ¿verdad?

Compártelo

Efectos del azúcar

Tiene un aspecto apetitoso pero...

Es tan dulce, tan blanco… y es ¡¡¡puro veneno¡¡¡

El exceso de azúcar se almacena primero en el hígado en forma de glucógeno pero el hígado tiene un tope, hasta los 50 gramos de azúcar, así que, a partir de ahí, éste va derechito a la sangre como un ácido graso. Entonces, se deposita preferentemente en el culo, en las piernas y en la tripa. Está muy rico pero eso no nos gusta tanto, ¿verdad?

Una vez que ha “rellenado” las partes “más nobles” de tu figura, se pega un paseíto hasta el corazón y los riñones, que se van recubriendo de una película de grasa y de mucus que acaba penetrando en los tejidos interiores de todos los órganos.

De esta forma, el funcionamiento del corazón y de los riñones acaba tocado y puede que incluso obstruído con el paso del tiempo y del consumo continuado de azúcar.

Quizás sea ésta una de las razones por las que las enfermedades degenerativas del corazón cada día crecen más…

Por si todo esto fuera poco, las personas que comen productos azucarados todos los días pueden tener una memoria peor y un pensamiento menos claro, más espeso y disperso. De ésto te das cuenta cuando tú mismo dejas de tomar azúcar y lo experimentas en tus propias “carnes”.

De todo ello habla Michio Kushi en su libro “La curación natural”, en el que explica cómo el azúcar refinado destruye las bacterias intestinales que se ocupan de crear la vitamina B, necesarias para sintetizar el ácido glutámico, que está directamente implicado en las actividades mentales.

Hay más efectos no deseados derivados del azúcar pero mejor los vamos digiriendo poco a poco…

Compártelo