Archivados bajo la etiqueta: arroz integral

Arroz integral básico

Arroz integral

 

Quienes dan el salto al arroz integral por primera vez suelen comentar que tienen problemas para cogerle el punto a la hora de cocinarlo. La pregunta más recurrente suele ser la de cuánta agua necesita y cuánto tiempo de cocción.

Bien, para evitar problemas al principio, te recomiendo un truco muy sencillo para que te quede perfecto.

Usa una olla exprés y por una medida de arroz, pon una y media de agua. Añades un poco de sal y un trocito de alga kombu y lo haces durante 45 minutos.

El arroz quedará en su punto exacto. Con esta receta consigues un arroz integral básico. Luego, puedes hacer aparte en una sartén un salteado de verduras y lo añades después. También puedes echarle por encima unas cucharadas de legumbres cocinadas previamente y… ya lo tienes¡¡¡

A disfrutarlo¡¡

Ah, y otra cosa, a la hora de comprarlo, hay otro truquillo para elegir un arroz integral de calidad. Fíjate en el color de los granos. Cuantos menos verdes veas, mejor será.

Yo lo compro a granel y mi preferido es el ecológico de la marca Calasparra. Es un poco más caro que otros pero la diferencia merece la pena, ¡¡ya lo creo¡¡

Compártelo

Alimentos diabetógenos

 

Los alimentos refinados como la pasta y el arroz blanco,  son diabetógenos por lo que, consumidos en grandes cantidades y a lo largo de los años pueden derivar en diabetes. Los diabéticos pueden comer cereales integrales pero menos cocidos que las personas sanas, igual que las veduras, que deberían comerlas más “al dentes”.

Los cereales y la pasta integrales son fuente de salud porque estimulan el intestino, nutren la flora intestinal y aumentan las defensas.

Además, mantienen los niveles de glucemia adecuados en la sangre, producen una energía saludable durante todo el día y son muy nutritivos.

En el caso del arroz, tiene muchas vitaminas, incluída la B12, y al comerlo integral, nos aprovechamos de sustancias anticancerígenas que están en la cáscara.

Por si todo esto no fuera poco, ten en cuenta que el 12 por ciento de la población española tiene diabetes tipo 2, un 4 por ciento la padece pero no lo sabe y otro 11,6 por ciento está en riesgo de desarrollarla.

Yo creo que hay suficientes motivos como para empezar a comer cereales integrales, ¿no crees?

 

 

 

Compártelo

La mejor manera de comer la fruta en verano

Albaricoques con sal y melaza

En verano es muy probable que comamos más fruta que durante el resto del año porque tenemos calor y nos apetece mucho refrescarnos con un bocado crudo y con mucho color pero si nos pasamos de la cuenta y consumimos mucha cantidad de fruta… en unos días sentiremos debilidad y cansancio físico.

Así que no olvides comer una buena cantidad de cereales integrales cada día. En esta época del año es mejor sustituir el arroz de grano redondo por el alargado o por el basmati. Pero también tienes ahí esperándote otros cereales super interesantes como la quinoa, el bulgur, el cuscús, la polenta y todas las variedades de pasta integral que hay. Por cierto, la de quinoa la acabo de probar y tiene un puntito super especial, ¿no la conoces todavía? A por ella¡¡¡

Compártelo

Ser o no ser

Javier Arocena

El experto en nutrición Javier Arocena habla con sugarnobaby sobre esta famosa duda del príncipe Hamlet de Shakespeare y la relaciona con la alimentación.

En una charla que ha dado en el mes de junio en Vitoria, Arocena preguntó a los asistentes cuántos de los que consumen carne serían capaces de sacrificar el animal en vivo y en directo.

No sabemos lo que contestaron o qué caras pusieron pero ya que estamos, lo planteamos también a los seguidores de sugarnobaby.

Arocena reconoce que las proteínas de origen animal son las de mayor valor biológico, pero al ir acompañadas de grasas que no necesitamos y de animales que no quieren ser sacrificados para ser consumidos por los humanos, las deja en la estantería del “de vez en cuando y poco”.

El biólogo vasco propone comer diariamente granos (arroz, quinoa, mijo…)  porque son una fuente de energía vital, nos facilitan la vida y también la del planeta, pero admite que comer de esta forma tampoco es una garantía total de salud, ya que la salud y la enfermedad pertenecen al reino del alma de cada persona.

Es decir, que “se puede estar comiendo arroz a diario y el alma sentirse encerrada y bloqueada, y la persona enfermar”, señala.

Arocena aconseja combinar en cada plato proteínas vegetales de cereales, legumbres y frutos secos, porque nos proporcionan unas proteínas de alto valor biológico sin grasas y además son baratas para el bolsillo y para el planeta, sin generar karma.

Recuerda también la importancia de masticar mucho cada bocado para digerir mejor los alimentos y porque da consciencia a la persona y unidad interna.

“Si comes limpio es útil para avanzar (en el camino del Ser) y si masticas, unes tu fuerza de voluntad, de naturaleza divina, a la generosidad de la tierra y del sol”, subraya.

Respecto al arroz blanco, tan extendido y consumido actualmente, Arocena cuenta que fueron los ingleses en el siglo XIX los que decidieron quitarle la cáscara y su germen con modernos molinos de acero para poder venderlo durante años sin peligro de que se quedara rancio por los omegas 3 y 6 de su germen.

Los ingleses recibían el arroz integral en barcos de su colonia la India asiática actual. El arroz desvitalizado de los ingleses se cocinaba en menos tiempo y pronto se convirtió en el alimento de los ricos de aquella época, por lo que pasó a ser un ingrediente básico en todas las mesas y sustituyó al arroz natural (integral) de toda la vida, rico en vitaminas, lo que fue origen de muchas enfermedades.

Arocena opina que este hecho ha generado un duro karma a la corona británica, que fue la que se benefició de comercializarlo. De hecho,  “llama la atención que un heredero de la Corona británica, Carlos de Inglaterra, lidere una cadena de panaderías integrales y ecológicas, y haya sido de los pocos mandatarios que públicamente han criticado los transgénicos, sin duda, gestos para limpiar el karma familiar”, considera.

Compártelo