Archivados bajo la etiqueta: aceite

Té y pan “tumaca” macro

Té bancha con pan de trigo candeal untado con aceite de oliva, tamari y canela

Una vez a la semana me gusta dar rienda suelta al institinto panarras que hay en mí y desayunar un par de tostadas pero de las mías.

Siempre elijo un pan de calidad, en este caso es integral, de trigo candeal. Lo compro ya cortado en rebanadas y lo congelo porque como pan de vez en cuando y si no, se quedaría duro.

Lo primero de todo, preparo un té. En este caso he elegido un té bancha, que lo he hecho durante unos diez minutos y lo dejo reposar. Luego saco el pan del congelador y lo meto a la tostadora. Me gusta el sabor del aceite en el pan y me preparo mi propio pan “tumaca”. Los ingredientes los aprendí de Javier Arocena y me parece que es una combinación perfecta y deliciosa.

Echas unas gotitas de aceite de oliva sobre el pan, a continuación le das un toque macrobiótico con un poquito de tamari y para rematar, espolvoreas por encima canela en polvo. Un desayuno perfecto para un día aún mejor¡¡

Compártelo

Ensalada prensada

Crujiente y sana, sin aceite. No hincha el abdómen  y se digiere mejor.

Crujiente y sana, sin aceite. No hincha el abdómen y se digiere mejor.

Una forma de comer ensaladas más frescas, digestivas y con menos aceite es amasar las verduras con tus manos y con un poco de sal, ayudando a que suelten su agua. Hazlo con cariño y poniendo bonitos pensamientos, vale? Luego, dejas al menos dos horas o toda la noche las verduras o las hojas de la ensalada con un peso encima y a la hora de ir a comerla, añade una manzana rallada, un poquito de aceite de buena calidad (opcional) y vinagre de arroz o unas gotas de limón exprimido.
Va muy bien para esta ensalada usar hojas que sean un poco consistentes como la col, el repollo o verduras como la lombarda y la zanahoria. De verdad que el resultado es flipanteee¡¡¡

La ensalada de la foto está hecha con lombarda cortada muy fina, cebolla y nabo morado. La clave está en cortar las verduras muy muy finas o rallarlas. Después de echarle sal y de amasarla, he metido las verduras en una prensa para hacer pickles. A la hora de servir, no le he puesto aceite, sólo unas gotas de vinagre de arroz y tiene tanto sabor que incluso se podría comer directamente.

Es crujiente y muy muy refrescante. Me encanta¡¡

Receta macrobiótica, apta también para vegetarianos o veganos.

Compártelo