¿Qué es para ti la vida, sueño o pesadilla?

foto cama relax

Toda la vida es sueño y los sueños, sueños son

Lo dijo Calderón de la Barca en el siglo XVII pero unos siglos más tarde sigue sonando rabiosamente bien. “Sueña el rey que es rey y vive con este engaño mandando, disponiendo y gobernando”. Pero ¿y qué pasa con el pobre? Que sueña también su pobreza y que padece su miseria.

Lo que decía este dramaturgo en 1635 encierra una gran verdad: “todos sueñan lo que son aunque ninguno lo entiende”.

A lo largo de tu vida seguramente habrás escuchado cosas que te han herido pero también otras que te han hecho más fuerte y todas las habrás guardado en un lugar que tiene más poder sobre tu destino del que imaginas.

Si te detienes a pensar un momento… ¿encuentras alguna creencia sobre cualquier cosa que te limite, que te frene?

Imagina por un momento que en lugar de poner atención a esa creencia, le dieras poder a otra que te impulsa y te hace más fuerte. ¿Cómo imaginas que sería tu vida? ¿Qué te dice tu corazón?

No necesito conocerte para saber que tienes un gran potencial dentro de ti, liberarlo te transformará y si te decides a hacerlo sentirás miedo. Prepárate para sentirlo, las metas más ambiciosas están fuera de lo que conoces, de lo que te hace sentir “segura”.

Si tu corazón se acelera y empieza a latir muy rápido es probable que estés más cerca de saltar de tu cómoda y minúscula pecera al océano infinito.

¡Feliz salto!

Lo que hace que creas firmemente que no puedes hacer algo o merecer algo es que has prestado demasiada atención a esa creencia. Prueba a romper esa inercia y da poder a lo que te impulsa hacia adelante.

Ya sabes, para atrás ni para tomar impulso.

Los recuerdos que te alientan, te dan poder y coraje para avanzar en la vida, en cualquier cosa que te propongas. Puede que quieras mejorar tu salud, cambiar de trabajo o sencillamente vivir más feliz.

Presta atención a tus pensamientos y toma las riendas, no los dejes corretear sueltos a su libre albedrío porque a buen seguro la liarán parda.

¿Te subirías a un coche que va sin conductor y a toda velocidad? ¿No, verdad? Pues con tus pensamientos ocurre lo mismo. Así que si las cosas no marchan como te gustaría y no estás dónde o cómo querrías, quizás es hora de que cojas el volante y pongas rumbo hacia donde tú quieras.

¿Sabes qué? Tanto si crees que SÍ puedes, como si crees que NO, en ambos casos tienes razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>