Mejora tus defensas con un gazpacho de miso

Gazpacho miso 2

Foto sugarnobaby

Cada día pasan por delante de tus ojos decenas de recetas pero ¿cuántas acaban entrando en tu casa? En mi caso el porcentaje es bastante pequeño y no es que esté cerrada a probar cosas nuevas… para nada!! más bien lo contrario, pero el dichoso tiempo acaba imponiendo sus normas.

Así que las recetas nuevas que terminan guisándose en mis fogones pueden considerarse unas afortunadas (o quizás lo sea yo) porque han conseguido destacarse y asomar la cabecita por encima del resto.

En el caso del gazpacho de miso, tengo que decir que lo tuve muy claro desde que lo ví en una foto (esto suena a historia con final feliz de chica conoce a chico en una red social de contactos).

Soy fan del gazpacho pero la receta clásica me echa un poco para atrás porque lleva mucho tomate y pan, y no quiero abusar de ninguna de las dos cosas. Está muy rico con su tomatito y es muy refrescante y nutritivo, no digo que no, pero esta versión riza el rizo.

Si se puede tomar un gazpachito sin tomate (al tener muchos alcaloides puede causar problemas en músculos, articulaciones, piel, aparato digestivo…) pero sin echarlo de menos y si encima lleva miso, un “superalimento” que te ayuda a alcalinizarte y a mejorar tus defensas, yo soy la primera en ponerme a la fila en el caso de que lo vendan en una food truck a la orilla del mar.

Mientras lanzo la idea al aire para que la cojan los nuevos restaurantes de cuatro ruedas, te invito a romper con algunos moldes y a hacer tu propia versión del gazpacho andaluz.

El resultado es más saludable e igual de rico.

Gazpacho miso 3

By sugarnobaby

 

En la clínica Sha Wellness (Altea, Alicante) preparan esta receta que ahora te cuento, así que si tu bolsillo (igual que el mío) no está para alegrías como la que supondría alojarse en este paraíso terrenal, al menos que sepas que te puedes tomar un bocadito igualito que los que allí se sirven.

Ingredientes: 2 pepinos pequeños o 1 grande + medio pimiento rojo + medio pimiento verde + 1 diente de ajo + 60 gr. de miso + 30 ml. de agua + 20 ml. de aceite de oliva de primera presión en frío + 10 ml. de vinagre de jerez + una pizca (muy pizca) de sal

Elaboración: Pelas y picas todas las verduritas y las colocas en una jarra para batir. Añades el vinagre y lo trituras bien. Dejas que repose en el frigorífico un día entero y le vuelves a meter la batidora para que el gazpacho quede lo más fino posible.

Añades el aceite a para que le dé un color más vivo, agregas también el miso después de haberlo disuelto con un poquito de agua en un cuenco y lo pruebas, si lo ves necesario le das un toquecito de sal o si lo prefieres le añades más miso. Decoras con perejil troceado y… mmmmhhhhh…

¡¡No tiene más misterio!! Bueno sí, uno, ¡¿cómo no se me ha ocurrido probarlo antes?!

Y a ti, que me lees, te digo algo parecido, si eres una gran bebedora de gazpacho o si donde vives hace mucho calor, éste no se te puede escapar.

 

 

 

 

Compártelo

Conoce las claves para disfrutar mientras te cuidas

2 comentarios

  1. raquel

    Un par de preguntas, por fi:
    Q tipo de misi utilizamos? Mugi? Y lo segundo para activar los fermentos del miso hay q cocerlo un poco, he aprendido q el miso en crudo no es saludable pues al ser sal va directo a riñón y si no tenemos elemento agua en equilibrio no es recomendable, otra solución sería cocerlo un poco en el agua q lo disolvemos? Gracias

    Responder
    1. sugarnobaby Autor del artículo

      Muy buenas preguntas Raquel!!
      Yo siempre utilizo mugi miso (soja y cebada) porque su sabor es el que más me gusta. Es más suave que el de soja y arroz (genmai miso) y que el de soja puro (hatso miso) pero también hay que decir que es el único de los tres que tiene gluten, por si alguien es intolerante.
      Eso sí, te recomiendo que uses miso sin pasteurizar (vitamina B12) y ecológico para que tenga todas sus propiedades intactas. Y sobre lo que propones, de calentarlo un poquito para que se activen las enzimas, pues claro que sí, mucho mejor, pero no lo añadas caliente a la mezcla, espera a que temple.
      Entonces, yo lo que haría sería disolverlo en agua caliente (hervida en un cazo previamente). Lo removería bien en el agua (con el fuego apagado) para activar las enzimas, esperaría a que se templara y lo echaría en la mezcla.
      Y como comentas, yo no abusaría del miso en crudo pero si tengo que elegir entre un gazpacho con tomate y pan y uno con miso…me quedo con éste último, aunque sea en crudo.
      La idea de añadirle miso y quitarle el tomate es yangizar esta preparación.
      También hay otro debate sobre si la conservación en frigorífico del miso es lo peor porque pierde enzimas o las adormece pero creo que muchos de nosotros no tenemos un lugar fresco y seco (que no sea la nevera), así que se hace lo que se puede.
      Y claro que sí, quienes tengan que trabajar su elemento agua, tendrán recetas mejores para ellos pero bueno, como es verano, que lo tomen una vez por semana y no les hará daño. Eso sí, no hace falta tomar un cuenco entero, con un vasito pequeño tipo chupito será suficiente.
      De todas formas, se me ocurre mientras te contesto que estas personas podrían probar a usar mitad miso blanco (shiro miso), que es menos salado, y mitad de mugi, y así será una receta más equilibrada para ellas.
      De todas formas, el miso contiene agua, soja y sal. El contenido de sal anda en torno al 10 % y como ha sufrido un proceso de fermentación, su efecto es menos perjudicial que el de tomar sal cruda (como en las ensaladas, por ejemplo), así que eso también hay que tenerlo en cuenta.
      Un abrazo y espero haber resuelto tus dudas!!
      Y gracias otra vez!!

      Responder

Responder a sugarnobaby Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>