Conoce los secretos saludables del chef Andoni Luis Aduriz

Aduriz ha diseñado un recetario saludable basado en la investigación científica

Aduriz ha diseñado un recetario saludable basado en la investigación científica

Andoni Luis Aduriz está entre los cocineros más distinguidos del mundo y el restaurante que dirige, Mugaritz, (a dos pasos de San Sebastián) se ha convertido en uno de los templos que todo foodie o gourmet querría pisar alguna vez en su vida.

Sin embargo, lo que poca gente sabe es que este chef vasco, recomendado con 2 estrellas Michelín y 3 soles Repsol, además de reinventar la cocina vasca también está comprometido con un modelo de alimentación saludable.

Es de los que piensan que la cocina del futuro será saludable o no existirá.

Y detrás de esta fuerte convicción se esconde un trabajo de cinco años que ha llevado a cabo junto al médico estomatólogo Fernando Fombellida para divulgar un patrón alimentario que une placer y salud.

Este doctor en medicina y cirugía investiga con pasión en este campo, lo que le acerca en parte a sus raíces familiares, ya que los Fombellida ha estado durante tres generaciones dirigiendo el restaurante Panier Fleuri, que abrió primero sus puertas en Rentería (Gipuzkoa) y luego en la vecina San Sebastián.

A diferencia de sus ancestros, Fernando no cocina para decenas de personas cada día pero sí que enseña a comer mejor a miles de lectores.

Yo soy una de ellas desde que su último libro, “Cocinar para vivir”, cayó en mis manos. Fue minutos antes de escuchar la charla que dio en la Fundación Eduardo Anitua en Vitoria junto a Andoni Luis Aduriz para presentar este trabajo que han “cocinado” juntos.

El sabor que me dejó fue tan intenso y delicioso que yo también lo quiero compartir contigo.

Fue la confirmación científica (otra más) de que la dieta que yo promuevo y que tiene su raíz en la medicina oriental, es reparadora y preventiva.

Por eso y porque sé que te preocupa saber si estás haciendo las cosas bien, he preparado una guía básica basándome en aquello que los estudios científicos más recientes ratifican y demuestran que funciona.

10 secretos para una dieta saludable y preventiva del cáncer:

De base científica, está escrito de manera amena

De base científica, está escrito de manera amena

  1. Practica una dieta arcoiris porque te garantiza muchos fitoquímicos (pigmentos que dan color, olor y sabor a los alimentos). Aunque no hayas  oído hablar de ellos, los investigadores tienen muchas esperanzas en estas moléculas ya que han demostrado a nivel de laboratorio que activan genes que impiden la formación de tumores.
  2. Consume cereales integrales todos los días (arroz integral, quinoa, mijo, trigo sarraceno, avena, espelta…) porque actúan sobre células cancerosas y contienen antioxidantes, vitaminas del grupo B y E, minerales, fitoquímicos, proteínas y tienen un índice glucémico bajo.
  3. Bebe té verde a diario. Me habrás oído muchas veces hablarte del té kukicha y del bancha, ¿verdad? Son una variedad del té verde. El primero se elabora con las ramitas del té verde y el bancha con las hojas. El sabor y el aroma es delicioso en los dos casos y lo mejor de todo es que los estudios han demostrado (a nivel experimental) que tienen propiedades anticancerígenas. Si estás siguiendo un tratamiento con quimioterapia o radioterapia también te interesa saber que el té verde potencia los efectos de estos tratamientos.
  4. Cocina con aceite de oliva virgen extra y de primera presión en frío pero con medida (2 o 3 cucharadas al día máximo). En este caso no vale aplicar la máxima de que si el aceite es bueno cuanto más mejor ya que es un alimento muy calórico. Y ojo, tampoco sirve cualquier aceite y ¿por qué? pues porque el método en frío que se usa para extraer el aceite de las aceitunas permite conservar muchos fitoquímicos que protegen a tus células de sustancias cancerígenas.
  5. Consume verduras variadas todos los días. Las que más propiedades anticáncer se ha demostrado que tienen son las de la familia de las crucíferas (brócoli, coliflor, col, coles de bruselas, lombarda, rábano, daikon, nabo) y las aliáceas (cebolla, cebolleta, puerro, ajo, chalota). Una curiosidad, combina en tus recetas las crucíferas con las aliáceas y potenciarás sus mecanismos de acción.
  6. Come a diario legumbres. Son proteínas de origen vegetal de alta calidad. Cocínalas con poca grasa y sin “tropiezos”. Las legumbres se complementan con los cereales integrales ya que entre unos y otros te aportan aminoácidos esenciales. Este dato es importante si eres vegetariana y no comes proteína animal, ya que necesitas una buena combinación de ambas cosas a lo largo del día.
  7. Aprende a cocinar con hierbas aromáticas, especias, semillas y algas. Un ejemplo que te va a animar a introducir cambios en tu dieta es saber que consumir todos los días dos cucharadas de semillas de lino recién molidas reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama y puede disminuir el tamaño de un cáncer de próstata.
  8. Modera las cantidades que comes. Si algo es “bueno” dejará de serlo si te atiborras a ello.
  9. Aprovecha las propiedades de los alimentos al máximo. Un ejemplo, la cúrcuma tiene propiedades anticáncer pero sólo si la cocinas combinada con pimienta negra, que ayudará a que se absorba en tu intestino.
  10. Reduce las grasas animales, los alimentos hipercalóricos y los que tienen un índice glucémico alto.

Después de estos consejos seguro que lo tienes todo mucho más claro, así que cuando vayas a hacer la compra asegúrate de ir sin hambre y de llevar una lista ya confeccionada para no picar en lo que no debes.

Creo que cada vez es más fácil acceder a alimentos saludables pero también es muy sencillo caer en un patrón alimentario que te hace débil y pasto de las enfermedades.

Es cuestión de saber que si pones sentido común e ilusión en tu forma de comprar y de cocinar, tendrás más posibilidades de que tener buena salud.

Y si después de leer este post te has quedado con la idea de que hay ciertos alimentos “milagro” y quieres correr a comprarlos te diré que el auténtico “milagro” está en conseguir que cambies tus hábitos.

No sirve de nada que te infles a cúrcuma con pimienta negra si mantienes una dieta rica en grasas animales, alimentos refinados, azucarados y alcohol, por ejemplo.

Dale la vuelta a tu alimentación y llénala de alimentos frescos, verdes, y coloridos.

La vida sabe mucho mejor cuando tus banquetes tienen una base vegetal.

Si quieres garantizarte una despensa saludable, diseña tus menús semanales y haz la compra de acuerdo con ese guión.

Ya tienes la información y ya estás convencida, así que no esperes más. El tiempo es oro.

Me quedo con esta frase con la que empieza el libro de Fernando Fombellida y Andoni Luis Aduriz: “El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra” (Platón).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>