Artículos en esta categoría: Vida sana

Ocúpate de ti mismo

Lola y yo por Usual Fotográfica

Este año he empezado a cuidarme no sólo con la alimentación sino también a través del reiki y de trabajar con las emociones. Lo que he aprendido podría resumirse en unas pocas páginas de un cuaderno y visto así, puede parecer que he perdido el tiempo pero ha sido tan importante que siento que ya nada será igual en adelante.

A medida que pasan los años, puede que vivas etapas de la vida maravillosas en las que todo parece de color de rosa, pero con el tiempo aparecerán las dificultades porque también son parte del camino, y si no haces un trabajo interior es probable que sufras más de la cuenta.

Mi consejo es que te cuides y que te ocupes de ti mismo. ¡¡Independízate¡¡ y no estés en manos de otros. Te darás cuenta de que no me refiero a que vivas solo sino a que asumas la responsabilidad de ocuparte de ti cada día.

La clave de la libertad está ahí, ¿la sientes cerca? Ánimo¡¡ A por ella¡¡

Para los que estén interesados en aprender reiki, recomiendo a los maestros Micheline Siemsen y Ami Naides. Viven en el sur de Francia y dan clases por el País Vasco y por toda España. Además de reiki, imparten cursos de desarrollo personal muy prácticos y recomendables para encontrar respuestas diferentes a lo que nos pasa y a lo que está por venir.

 

 

 

Compártelo

¿Empezamos? Primeros pasos para cambiar la alimentación

Usual Fotográfica

 

Comer una cosa o comer otra es una cuestión de elección, de libertad personal. El presupuesto que tengamos también condiciona que elijamos unos alimentos y no otros pero si lo que queremos es comer sano, no hay excusas. Se puede llevar una vida más saludable sin gastar más, incluso si comemos productos ecológicos, que tienen fama de ser caros.

Alimentarnos todos los días con carne y pescado es caro, en cambio, si sustituímos la proteína animal por la vegetal y echamos mano de alubias, garbanzos, lentejas, etcétera… nuestra cesta de la compra será más asequible.

Por esto, si queremos empezar a cambiar algunas cosas de nuestra alimentación porque no nos sentimos bien y queremos experimentar un cambio, propongo, como primer paso,  comer menos carne, pescado y huevos.

En cuanto a las verduras, éstas son una parte importante de una dieta sana y equilibrada, pero las más comunes en la dieta mediterránea, las solanáceas, conviene evitarlas o reducir su consumo.

Las solanáceas son las patatas, los tomates, los pimientos, las berenjenas

En su lugar, abrete a otras verduras que seguramente no consumes tanto y come más calabaza, cebolla, zanahoria, nabo, vainas,  calabacines,  acelgas, col, lombarda, brócoli y coliflor

Y tercera propuesta, sustituye los alimentos refinados por los integrales. Empieza a llenar las estanterías de casa con arroz integral, en lugar del blanco, con quinoa, mijo, cuscús, bulgur, pasta integral (la de quinoa es especialmente sabrosa y para un principiante puede ser un buen acercamiento).

Come menos pan y si lo consumes, que sea integral y hecho con levadura madre. Reduce también el consumo de aceite y prueba el de primera presión en frío. Un truco para comer menos aceite en las comidas es echar una cucharadita pequeña de aceite en la cazuela o en la sartén en la que vayas a cocinar y extenderla con un pincel. Te sorprenderás de lo que da de sí tan poquita cantidad de aceite.

Y por supuesto, aléjate todo lo que puedas del azúcar de todo tipo y pelaje, da igual que sea de caña o blanco, y de los estimulantes como el café, el té industrial o el alcohol.

No te preocupes,  aunque parezca al principio que lo que te propongo es el fin del mundo y pienses que no puedes vivir sin tu café de la mañana o tu onza de chocolate diario, hay vida más allá de tus costumbres y te sorprenderás de las alternativas y de los sabores que te vas a encontrar.

Es cuestión de querer y de dar el primer paso, la decisión es tuya. ¿Empezamos?

 

 

Compártelo

Caminar descalzos

Usual Fotográfica

Un gesto tan simple como caminar descalzos puede ayudar a regular la tensión arterial alta. Andar sobre nuestros pies sin una suela que nos separe del suelo favorece la entrada de energía a los riñones. La sensación de bombeo del pie al andar sobre arena o tierra tonofica riñones y huesos. Es un masaje a los pies y a los riñones. Si estamos en la playa es mejor andar al lado de la orilla, sobre la arena mojada. Una hora diaria sería un ejercicio estupendo y en invierno, una buena solución para los que no tienen cerca la playa es meter los pies en agua caliente y sal marina.

Compártelo

Cuisine et Santé

En verano de 2010 tuve la suerte de conocer a René Levy, uno de los padres de la macrobiótica actual, y de pasar unos días en “Cuisine et Santé”, donde aprendí un poco más sobre la esencia de esta filosofía de vida.
Es un buen sitio para perderse unos días y empezar a cocinar de manera sencilla y sana.

 

Compártelo