Artículos en esta categoría: Verduras

Cebollas con miso

 

 

 

Guiso de cebollas con miso

 

Plato muy apropiado para el otoño y el invierno. Da mucho dulzor de calidad y es muy nutritivo.

Ingredientes:

1kg de cebollas pequeñas o medianas + miso (mejor no pasteurizado) + sésamo tostado +alga kombu + kuzú

Elaboración:

Pelas las cebollas y les haces unos cortes en forma de flor (cuatro en la zona central) para que cuando se cocinen y se abran puedas echar por esas ranuritas el miso

Utiliza una cazuela de un tamaño apropiado para que quepan las cebollas colocadas en la base sujetándose unas a otras

En el fondo de la cazuela pon primero un trocito de alga kombu y luego las cebollas bien juntitas para que no se desparramen cuando se hagan.

Echa medio dedo de agua y tapa la cazuela. Pon el fuego fuerte hasta que hierva y luego, lo bajas al mínimo para que se vayan haciendo despacito.

En una taza aparte, pon una cucharadita de miso por cebolla y disuelvelo con un poco de agua caliente.

Cuando las cebollas esten blanditas, echa dentro de la cebolla el líquido del miso con el agua y lo dejas a fuego lento unos 20 o 30 minutos más.

Al final, espesa la salsa que haya sobrado con Kuzú y decóralo con semillas de sésamo.

Este plato me encanta porque combina muy bien con el arroz integral y porque me gusta mucho el sabor del miso. La salsita que se forma es deliciosa. Es facilísimo de hacer y aunque lleva tiempo de cocción, no tienes que estar mirando la cazuela. Puedes irte a hacer otras cosas por casa mientras lo dejas en el fuego.

Compártelo

Ensaladilla rusa

Ensaladilla rusa

Uno de mis platos favoritos es la ensaladilla rusa y sobre todo la que hago en casa, sin mayonesa. Me gusta hacerla con arroz integral cocido en lugar de patata y mezclado con todo tipo de verduritas. La de la foto lleva vainas frescas recién cogidas de la huerta, guisantes, cebolla, aceitunas, algo de pimiento rojo, zanahoria, calabacín…

Es un plato muy socorrido porque puede servirte para aprovechar un montón de verduras que tienes en el frigorífico y que están esperando a que les des salida.

La clave de esta ensaladilla es la salsa. Aquí os propongo una tofunesa que me encanta pero más adelante os comentaré otras opciones.

Ingredientes: un paquete de tofu (hervirlo antes unos cinco minutos), la parte blanca de unas cebolletas o unos ajetes tiernos, una zanahoria cocida, una cucharada rasa de pasta umeboshi, zumo de limón, aceite virgen de oliva de primera presión en frío y sal.

Batir todos los ingredientes con la batidora e ir agregando agua hasta que quede la consistencia de una salsa fina. Probar y rectificar añadiendo más limón o más umeboshi, según el gusto de cada cual.  Una vez que consigas el punto de la tofunesa que te gusta, añades la salsa a las verduritas y lo dejas reposar unos minutos para que la mezcla se impregne mejor de todos los sabores.

Compártelo

Ensalada de zanahoria con curry y alga dulse

Sugar no baby

Ingredientes:

Dos o tres zanahorias + dos cucharadas soperas de pasas + alga dulse + curry + sal + vinagre de manzana + pipas de calabaza (opcional) + manzana rallada (opcional)

Elaboración:

Pelas las zanahorias y las rallas, las colocas en un bol y las amasas con un poco de sal. Dejas que reposen unos diez minutos con la sal, luego añades vinagre de manzana y curry (a tu gusto, pero sin miedo, que está más rico). Por otro lado, pones a remojo el alga dulse con las pasas. Esperas otros diez minutos y añades el alga cortada en trocitos y las pasas (después de escurrirlas, claro).  Cuando eches el alga fíjate que está bien limpia o si no retira los restos de haber estado pegada a la roca con tus dedos.

La ensalada estaría lista para comer así misma pero si le pones también unas pipas de calabaza tostadas en la sartén y unos trocitos de manzana será aún más divertida.

Esta ensalada va muy bien para acompañar otros platos con verdura, con legumbre, pasta, cereal…

A mí me gusta hacer más de la cuenta para tener para dos días en el frigorífico. Como tiene sal, aguanta muy bien en la nevera.

Perfecta para macrobióticos, veganos, vegetarianos y diabéticos.

Compártelo

Ensalada prensada

Crujiente y sana, sin aceite. No hincha el abdómen  y se digiere mejor.

Crujiente y sana, sin aceite. No hincha el abdómen y se digiere mejor.

Una forma de comer ensaladas más frescas, digestivas y con menos aceite es amasar las verduras con tus manos y con un poco de sal, ayudando a que suelten su agua. Hazlo con cariño y poniendo bonitos pensamientos, vale? Luego, dejas al menos dos horas o toda la noche las verduras o las hojas de la ensalada con un peso encima y a la hora de ir a comerla, añade una manzana rallada, un poquito de aceite de buena calidad (opcional) y vinagre de arroz o unas gotas de limón exprimido.
Va muy bien para esta ensalada usar hojas que sean un poco consistentes como la col, el repollo o verduras como la lombarda y la zanahoria. De verdad que el resultado es flipanteee¡¡¡

La ensalada de la foto está hecha con lombarda cortada muy fina, cebolla y nabo morado. La clave está en cortar las verduras muy muy finas o rallarlas. Después de echarle sal y de amasarla, he metido las verduras en una prensa para hacer pickles. A la hora de servir, no le he puesto aceite, sólo unas gotas de vinagre de arroz y tiene tanto sabor que incluso se podría comer directamente.

Es crujiente y muy muy refrescante. Me encanta¡¡

Receta macrobiótica, apta también para vegetarianos o veganos.

Compártelo