Artículos en esta categoría: Sopas y cremas

Crema de guisantes

Crema de guisantes con maíz

 

Pocas recetas son tan sencillas, simples y sabrosas. En otoño e invierno que no falten en tu mesa las cremas ni las sopas, lo agradecerás.

Ingredientes: Guisantes, maíz, sal y agua

Elaboración: Hierves los guisantes con un poco de sal de buena calidad (sin refinar) y con agua. Si utilizas guisantes secos, mejor los dejas a remojo una noche con alga kombu. Los cueces unos minutos (con el alga), hasta que veas que están listos, y a continuación los pasas por el pasapuré. A la hora de servir, decoras el bol con unos granos de maíz no transgénico.

¿Qué? Fácil, no? Pues ya es toda tuya. Salud¡¡

 

Compártelo

Crema de azuki

Crema de azukis

Excelente receta para reforzar los riñones. Con ella dirás adiós a las antiestéticas bolsas debajo de los ojos y a las ojeras azuladas.

Ingredientes: 200 gramos de azukis  (legumbre roja de Japón) + 2 cebollas + shoyu + un trocito de alga kombu + aceite de girasol + cebolleta (para decorar)

Elaboración:

Lavas los azukis y los dejas a remojo durante toda la noche con un trocito de alga kombu (un centímetro por persona).

A la hora de cocinarlos, usas el agua del remojo, y los haces en la olla exprés unas dos horas. Primero, pochas dos cebollas con aceite y sal en el fondo de la olla, y a continuación, añades los azukis con el agua del remojo y con el alga.

Agregas un poquito de sal y un chorrito de shoyu y lo pones a cocinar en la olla a fuego bajo.  Pasada hora y media,  retiras la olla del fuego, esperas a que baje la presión y pruebas a ver si están bien de sal y si no, rectificas y los dejas que se hagan otra media hora.

Finalmente, los pasas por un chino o los bates con una batidora y cuando saques la crema a la mesa, la decoras con un poco de cebolleta picada. Un toque de color y de sabor que realza el poder de esta crema de legumbres, muy ponderada dentro de la macrobiótica por las propiedades de esta legumbre.

 

Compártelo

Crema de coliflor

Crema de coliflor

 

Ingredientes: 1 coliflor mediana + 1 cebolla grande + chorrito de leche de arroz o de nata de soja + nuez moscada + sal + aceite de sésamo o de oliva virgen + media taza de arroz integral cocido

Elaboración:

Echas en primer lugar la cebolla cortada en cuatro trozos en una cazuela con el fondo untado en un poco de aceite, pochas la cebolla a fuego medio con un poquito de sal, añades la coliflor, previamente lavada y desmenuzada, en flores. Lo rehogas todo junto unos minutos y agregas un chorrito de nata de soja o leche de arroz. Le das otro meneo en la cazuela y viertes agua pero sin llegar a cubrirlo del todo.

Subes el fuego y cuando rompa a hervir, lo salas otro poquito, y añades unos toques de nuez moscada. Lo dejas a fuego medio unos 15 o 20 minutos . Añades el arroz cocido y lo bates. A la hora de servir, puedes decorar con unas semillas de amapola (como en la foto), o con pipas de calabaza o con perejil… Es una forma perfecta de empezar una buena comida.

Compártelo

Puré de nabos con aceitunas

Puré de nabos con aceitunas negras

 

Ingredientes: Un nabo cortado en dados + un puñado de aceitunas negras deshuesadas + media taza de arroz integral cocido previamente

Elaboración: Cueces el nabo con las aceitunas durante una media hora. En la cazuela echa primero un poquito de aceite y luego agua hasta que lo cubra por completo. Cuando hierva, añades una pizca de sal.

Pasada la media hora, agregas el arroz y lo pasas por la batidora o por el chino. A la hora de servir, va muy bien añadir un toque de perejil fresco o seco.

Es un puré que sorprende por su sabor. Es muy muy rico.

Compártelo

Crema de calabaza

Crema de calabaza

Ingredientes: una cebolla grande + media calabaza pequeña + medio boniato + dos zanahorias + aceite de sésamo + sal + leche de arroz

Elaboración: Cortas la cebolla en trozos grandes y la rehogas con un poco de aceite y sal en una cazuela. Al cabo de unos minutos, añades el resto de verduras y lo rehogas todo bien moviéndolo con una cuchara de madera. Cuando veas que cogen otro color, agregas un buen chorrito de leche de arroz y le das un hervor.

Entonces añades agua o caldo sin que cubra del todo las verduras para que quede una crema más espesa. Si te gusta más líquida, usa más agua, así de fácil. A continuación, pones el  fuego fuerte y cuando empiece a hervir, añades otra pizca de sal y bajas el fuego.

Lo dejas a fuego medio unos 20 minutos y listo para batir o para pasar por el chino.

Tiene un sabor dulce y muy agradable. Te dejará totalmente satisfecho y contento. Si cenas tarde, más allá de las nueve de la noche, puede ser una opción perfecta para cenar y dormir sin interferencias por la digestión. Yo la tomo también en la comida, como entrante.

Compártelo