Artículos en esta categoría: Postres sin

Gelatina de manzana

Gelatina de manzana

 

Ingredientes: manzanas + copos de agar agar + zumo de manzana + sal + canela + galletas integrales + endulzante natural + ralladura de limón + coco rallado o laminado

Elaboración:

Troceas las manzanas en cachitos muy pequeños y las cueces al vapor unos minutos. En un recipiente de cristal o en una fuente para tartas colocas una capa de galletas integrales sin azúcar, encima añades las manzanas ya cocidas y espolvoreas un poco de canela por encima.

En una cazuela aparte pones a cocer una taza de agua y otra de zumo de manzana ecológica con una pizca de sal marina. Añades un endulzante natural que puede ser melaza de arroz, crema de almendras o jugo concentrado de manzana. Le das un toquecito especial con una cucharadita de ralladura de limón y agregas dos cucharadas de agar agar.

Remueves para que se disuelva el agar agar y lo dejas cocer unos 10 minutos.  A continuación, viertes la gelatina encima de la manzana y de las galletas y espolvoreas por encima un poco de coco rallado o en láminas.

Lo dejas en reposo hasta que se enfríe y se gelatinice.

Puedes añadir las frutas que te apetezcan y mezclar varias.

¿Te animas a probarlo?

Compártelo

Brownie de cacao y avellanas

Brownie sin azúcar

 

Ingredientes: 1 bloque de tofu + 1 cucharada sopera (cs) de cacao puro o algarroba + 1/2 taza de aceite de maiz o de sésamo + 1/4 litro de leche de arroz o de avena + 1 cs de vainilla en polvo + 1 taza y 1/2 de melaza de arroz + 1 taza de avellanas troceadas + 3 tazas de harina integral de trigo + 1 cucharadita pequeña de bicarbonato

Elaboración:

Primero, mezcla la harina y el bicarbonato en un bol grande al que luego añadirás el resto de ingredientes. Dejas la harina y el bicarbontado mezclados y te pones a triturar el resto de cosas, salvo las avellanas. Lo trituras hasta que consigas una crema y entonces añades las avellanas troceadas.

Entonces, mezclas la pasta que te ha quedado con la harina y el bicarbonato. Primero te ayudas con una cuchara de madera y luego con las manos (bien limpias, claro).

Es un gusto amasarlo, ponle buenos pensamientos para que salga más rico. Untas con un poco de aceite un molde para el horno y si te sobra masa, haces también unas magdalenas, como las de la foto.

Enciendes el horno a 200 o 250 grados y lo dejas unos 20 minutos. Al cabo de ese tiempo, abre el horno y mete un palillo para ver si está hecho. Si el palillo sale limpio, es que sí. Si no, mételo otros 10 minutos. Vete vigilando cómo va. Cada horno es un mundo. Luego, ya tendrás tu delicioso brownie. Apetece a cualquier hora y sienta genial¡¡

Compártelo

Pudin de amasake con almendra

Pudin de amasake

Ingredientes: 1 bote de amasake + 1 litro de leche de soja + 1 cucharada de polvo de almendras + piel de limón + vainilla en polvo

Elaboración: cocer la leche de soja con el amasake entre 10 o 15 minutos. A continuación, le añades el polvo de almendra, la piel del limón y la vainilla. Lo cocinas unos minutos más y lo colocas en vasos individuales. Dejas que se enfríe, hasta que quede cuajado.

Compártelo

Compota de manzana

compotaEs el postre por excelencia del otoño y del invierno… dulce, suave y calentito… Tiene el poder de endulzar cualquier episodio amargo de tu vida, al menos por unos momentos. Es una forma de darle a tu cuerpo el dulce que necesita y de paso, prepararte para los duros días de frío.

Ingredientes:  manzanas, a veces combinadas con peras + un palito de canela en rama + un limón pequeño + un chorrito de zumo de manzana ecológico + una pizca de sal + kuzu

Elaboración: pelas las manzanas, al menos cuatro si es para una o dos personas, las cortas en rodajas, las pones en una cazuela con tres o cuatro dedos de agua (sin que las cubra). Lo pones a hervir, añades un poquito de sal, la canela, un limón exprimido y un chorrito de zumo de manzana.

Bajas el fuego y lo dejas cocer lentamente. Cuanto más tiempo esté en el fuego, más dulce quedará. Yo te recomendaría un mínimo de 20 minutos. Un ratito antes de apagarlo, disuelves una cucharada de kuzu con un poquito de agua y lo agregas a la compota.

Cogerá un color blanquecino, entonces, remueves la compota con una cuchara de madera unos minutos y listo¡¡¡

Ya puedes disfrutar de esta maravilla de postre, que es así de sencillo y así de delicioso y que gusta a todo el mundo. Además, es apto para cualquiera, por muchas limitaciones que tenga en su alimentación, y es especialmente bueno para quienes tienen problemas con su aparato digestivo y para quienes no van al baño con la frecuencia que deberían.

Si eres una persona muy friolera y tienes incluso aversión al invierno, éste postre es para ti.

 

Compártelo

Tiramisú de amasake

Tiramisú de amasake

Ingredientes: 1 tarro de amasake de arroz o de mijo + 3 cucharadas de crema de almendras + 1 cucharada de jugo de jengibre fresco (rallado y escurrido) + 1 cucharadita de canela en polvo + galletas sin azúcar ni fructosa + zumo de manzana

Elaboración: Colocas una capa de galletas en un molde y las untas con un poco de zumo de manzana. Por otro lado, diluyes la crema de almendras con un poco de agua caliente y una pizca de sal. Lo mezclas bien con el amasake, la canela y el jugo de jengibre.

Después, echas la mitad de esa crema sobre el fondo de las galletas, de forma que quede una capa de un dedo de grosor. A continuación, colocas encima otra capa de galletas impregnadas con zumo de manzana y vuelves a verter una segunda capa del relleno de amasake y crema de almendras.

Lo tapas y lo dejas enfriar en la nevera entre 12 y 24 horas. Antes de servirlo puedes cubrir el pastel con una capa gruesa de mermelada, decorarlo con frutos del bosque frescos, con cacao en polvo o con una compota de manzanas… a tu gusto.

Si van a comer este postre los niños, no uses jengibre porque su sabor puede que no les guste. Y si quieres que a la hora de servirlo sea más fácil, una opción es prepararlo en vasos o cuencos individuales.

Otro postre sin azúcar y muy muy dulce… Bieeennn¡¡¡

Compártelo