Artículos en esta categoría: Cereales

Arroz integral básico

Arroz integral

 

Quienes dan el salto al arroz integral por primera vez suelen comentar que tienen problemas para cogerle el punto a la hora de cocinarlo. La pregunta más recurrente suele ser la de cuánta agua necesita y cuánto tiempo de cocción.

Bien, para evitar problemas al principio, te recomiendo un truco muy sencillo para que te quede perfecto.

Usa una olla exprés y por una medida de arroz, pon una y media de agua. Añades un poco de sal y un trocito de alga kombu y lo haces durante 45 minutos.

El arroz quedará en su punto exacto. Con esta receta consigues un arroz integral básico. Luego, puedes hacer aparte en una sartén un salteado de verduras y lo añades después. También puedes echarle por encima unas cucharadas de legumbres cocinadas previamente y… ya lo tienes¡¡¡

A disfrutarlo¡¡

Ah, y otra cosa, a la hora de comprarlo, hay otro truquillo para elegir un arroz integral de calidad. Fíjate en el color de los granos. Cuantos menos verdes veas, mejor será.

Yo lo compro a granel y mi preferido es el ecológico de la marca Calasparra. Es un poco más caro que otros pero la diferencia merece la pena, ¡¡ya lo creo¡¡

Compártelo

Quinoa

Quinoa

La quinoa, el alimento principal de los incas, es rica en proteínas y dentro del mundo vegetal, es el único que tiene todos los aminoácidos necesarios. Por eso, cuando como quinoa, sé que no necesito complementarla con proteína vegetal ni animal porque el plato ya está equilibrado.

En algunas universidades de EEUU han empezado a investigar esta semilla, que no es un cereal propiamente dicho, y han observado que tiene menos carbohidratos que los cereales, además de una buena cantidad de vitaminas del grupo B, minerales y grasas saludables, según los estudiosos de la Universidad Brigham Young (EEUU).

Estarás pensando que todo esto que te cuento está muy bien pero a lo mejor no has probado nunca la quinoa ni tienes idea de cómo se cocina.

Vale, te lo pongo fácil. Veamos, para hacer un plato de quinoa sencillo, básico, tienes que usar tres medidas de agua o caldo por una de quinoa.

Primero, limpias la quinoa con agua y la cuelas. Luego pones a hervir el agua y añades la quinoa con un poco de sal. Lo dejas  fuego lento una media hora y … ¡¡lista la quinoa¡¡

La puedes cocinar con verduras a la vez, las que quieras. Le va muy bien la zanahoria.

 

 

Compártelo

Arroz nerone

Arroz nerone con cebolla y zanahoria

Ingredientes: una taza de arroz nerone por tres de agua + una cebolla + dos zanahorias pequeñas + sal + aceite de sésamo

Elaboración:

Pochar la cebolla con un poco de saly cuando esté blandita, añadir las zanahorias picadas finas. Rehogar todo junto y dejar que se mezclen los sabores y que la zanahoria pierda también su dureza.

A continuación, añades el arroz, lo rehogas un poco y agregas  el agua (tres de líquido por una de arroz). Cuando rompa a hervir lo salas a tu gusto y bajas el fuego. Lo dejas que se haga a fuego medio unos 20 minutos.

Es un arroz muy especial. Tiene un sabor muy potente y característico. A nivel nutritivo es una bomba porque ¡¡tiene cuatro veces más hierro que el resto de arroces¡¡

Así que es perfecto para las personas con problemas de anemia y, en general, para la gente que esté convaleciente o débil.

 

Compártelo

Pastel de mijo con puerros

 

 

Pastel de mijo hecho por Karlos Arguiñano

Ingredientes: tres puerros + una taza de mijo + cuatro tazas de agua + sal o tamari o shoyu

Elaboración:

Untas con una cucharadita de aceite la base de una cazuela. Para extenderlo mejor puedes utilizar un pincel, así usarás menos aceite. Por otra parte, lavas el mijo en un bol y lo cuelas. Lavas también los puerros y los cortas en rodajitas finas. Rehogas los puerros con un poco de sal y cuando ya estén blanditos, añades el mijo lavado y lo rehogas un poco más.

Pasados unos minutos, echas el agua y lo pones a hervir. En ese momento, lo salas a tu gusto y bajas el fuego al mínimo. Dejas que se haga unos 25 ó 30 minutos. Apagas el fuego, lo dejas reposar y lo colocas con mimo en una bandeja. Humedece la base de la bandeja para que luego no se te pegue. Al enfriarse, lo puedes cortar en trocitos para que sea más fácil comerlo.

Para rematarlo, lo gratinas en el horno con una capa de tofu por encima.

Para hornearlo con tofu: mezclas tofu, ajo, perejil, aceite, tamari y agua en un mortero y esa salsa la extiendes encima del mijo. Lo puedes dejar hornear unos 10 ó 15 minutos, en función de la potencia de tu horno. Lo importante es que quede ligeramente doradito.

Compártelo

Ensaladilla rusa

Ensaladilla rusa

Uno de mis platos favoritos es la ensaladilla rusa y sobre todo la que hago en casa, sin mayonesa. Me gusta hacerla con arroz integral cocido en lugar de patata y mezclado con todo tipo de verduritas. La de la foto lleva vainas frescas recién cogidas de la huerta, guisantes, cebolla, aceitunas, algo de pimiento rojo, zanahoria, calabacín…

Es un plato muy socorrido porque puede servirte para aprovechar un montón de verduras que tienes en el frigorífico y que están esperando a que les des salida.

La clave de esta ensaladilla es la salsa. Aquí os propongo una tofunesa que me encanta pero más adelante os comentaré otras opciones.

Ingredientes: un paquete de tofu (hervirlo antes unos cinco minutos), la parte blanca de unas cebolletas o unos ajetes tiernos, una zanahoria cocida, una cucharada rasa de pasta umeboshi, zumo de limón, aceite virgen de oliva de primera presión en frío y sal.

Batir todos los ingredientes con la batidora e ir agregando agua hasta que quede la consistencia de una salsa fina. Probar y rectificar añadiendo más limón o más umeboshi, según el gusto de cada cual.  Una vez que consigas el punto de la tofunesa que te gusta, añades la salsa a las verduritas y lo dejas reposar unos minutos para que la mezcla se impregne mejor de todos los sabores.

Compártelo