Archivos mensuales: febrero 2014

Vídeo/receta de Sushi

Cómo hacer sushi macrobiótico, sin azúcar

Cómo hacer sushi macrobiótico, sin azúcar

Haz tu propio sushi en casa, con los ingredientes que tú quieras y con arroz integral. Pura energía¡¡

 

 

Compártelo

Colador para disolver el miso (Koshi miso)

Colador para el miso

Colador para el miso

 

Es un utensilio muy habitual en la cocina de una persona que practica la macrobiótica o la cocina japonesa. ¿Que por qué? Pues porque es muy útil para preparar sopa de miso.

Es un colador más pronfudo que los que tradicionalmente se usan en la cocina mediterránea y viene acompañado de una mano de mortero como la del suribachi.

El colador tiene un mango vertical diseñado para colocarlo en un cuenco y disolver ahí la pasta de soja fermentada (miso). Se disuelve justo cuando se va a tomar.

Es necesario disolver el miso en la sopa fuera de la cazuela para evitar que hierva y pierda sus propiedades. Yo uso la variedad Mugi Miso (miso de cebada) porque es el que más me gusta y la cantidad que pongo es media cucharada por persona.

Lo podemos comprar en tiendas de comida asiática, herboristerías o establecimientos de dietética.

 

Compártelo

Sushi

Sushi de verduras

Sushi de verduras

Es uno de mis platos favoritos y es muy fácil de hacer en casa. La versión macrobiótica del sushi lleva verduras como zanahorias escaldadas o al vapor cortadas en tiras, aguacate también cortado fino, unas semillas de sésamo tostado, uno poco de tofu ahumado o al natural hecho a la plancha, un poco de salsa de mostaza, o incluso paté de aceituna negra.

El arroz que yo utilizo es el integral de grano redondo y lo hago en la olla exprés durante 45 minutos con una medida y media de agua por una de arroz.

Al arroz se le puede añadir un chorrito de Mirin una vez que está hecho y se ha enfriado, para que tenga más sabor, en lugar de azúcar, como suele ser habitual.

Por lo demás, necesitarás una esterilla de bambú para hacer sushi y alga nori tostada.

El alga se coloca a lo ancho de la esterilla y con la parte rugosa hacia arriba. Deberás humedecerla un poco para que luego selle bien. Hazlo con tus dedos. Lo más práctico es tener un bol con agua al lado de la esterilla.

Pones una capa de arroz de unos cinco centímetros de ancho sobre el alga en el extremo más cercano a ti y con una cuchara te encargas de que quede extendida de manera uniforme.

Sobre esa capa de arroz vas colocando los ingredientes. Primero las semillas de sésamo, luego la mostaza o el paté de aceituna y a continuación, unas tiras de verdura y de tofu o sólo verdura.

Cuando ya lo tengas todo bien colocadito, empiezas a darle forma de morcilla, enrollándolo con ayuda de la esterilla.

Apretas bien para que vaya cogiendo la forma redondeada y de rulo y vas deslizando la esterilla hasta que rule por toda ella.

Enrollas bien el sushi dentro de la esterilla y lo aprietas con las manos para asegurarte de que coge esa forma y de que queda el arroz bien compacto dentro.

Luego lo sueltas y con un cuchillo de cocina humedecido en agua cortas el sushi (que parecerá una morcilla) en rodajas de unos dos centímetros (al gusto de cada uno) …y ya tendrás listo tu sushi¡¡

Acompáñalo con salsa de soja y cómetelo con palillos, por supuesto.  Cada rodaja de sushi se moja ligeramente en salsa de soja y se come de un bocado. No intentes hacerte el fino o la fina y darle bocaditos porque no te va a salir bien el experimento, te lo adelanto.

Aquí tienes un práctico vídeo en el que te enseño cómo lo preparo.

 

 

 

 

Compártelo

Vaporera de bambú

En la macrobiótica y en la cocina asiática la vaporera es un instrumento de cocina muy utilizado.  La cocción al vapor  es muy práctica y sana porque en pocos minutos tienes listas las verduras, sin perder vitaminas, y con todo su sabor.

Además, comer verduras al vapor después de una larga jornada de trabajo te puede ayudar a relajarte, sobre todo si son dulces como la calabaza, la zanahoria, la coliflor o la cebolla.

Y si lo que quieres es comer algo nutritivo y bajo en grasas, es el utensilio perfecto. No necesita sal ni aceite para su cocción. Así que otro punto a su favor.

Ah, y por si ésto fuera poco, no tienes ni que fregarla. La vaporera de bambú se limpia debajo del chorro de agua caliente, sin usar jabón.

Su uso es muy sencillo. Agregas unos dos centímetros de agua en una cazuela en la que la vaporera no toque el fondo y se apoye en los bordes. Enciendes el fuego y lo pones medio-alto, a continuación,  repartes las verduras cortadas y troceadas en las bandejas de la vaporera y esperas a que el agua hierva. Te aconsejo que coloques las verduras más duras en la bandeja inferior y las que se hacen más rápido en la superior.

Así, si quieres cocer coliflor y brócoli, conviene que la coliflor esté dos minutos o tres más al fuego. Por tanto, pones la coliflor con otras verduras más duras como la zanahoria o la calabaza en la bandeja inferior y el brócoli y unas hojas de col en el plato superior.

Pasados cinco o seis minutos, retiras la bandeja con las verduras que se hacen más rápido y dejas que se sigan cociendo un poco más el resto con la tapa. El tiempo que te digo es aproximado, comprueba con un tenedor si las verduras están hechas.

Pruébalo, te sorprenderá¡¡ Te dejo un vídeo en el que lo explico brevemente.

 

Compártelo