Archivos mensuales: enero 2013

Dentie

Dentie

 

El Dentie es un remedio muy yang que se utiliza para cortar hemorragias sobre todo de encías (gingivitis, piorrea, flemones…) también para frenar sangrados de fosas nasales, y para aplicar en cortes y heridas en la piel porque ayuda a cicatrizar muy rápidamente… Pero ojo con usarlo para cerrar heridas abiertas en la piel porque puede dejar una marca similar a un tatuaje.

Se vende en tiendas de dietética y de alimentos integrales en forma de polvo negro o como pasta de dientes combinada con otros ingredientes agradables para la limpieza bucal como la menta. También se recomienda para el mal aliento.

Lo podéis hacer en casa de la siguiente forma:

Ingredientes: 1 berenjena + sal

Elaboración:

Tuestas la berenjena en el horno hasta que quede carbonizada, lo que te llevará una hora y media aproximádamente de horno.

Aparte, tuestas sal en una sartén y trituras la berenjena y la sal en un suribachi. Las medidas son, 1.c.s (cucharada sopera) de berenjena carbonizada por 3 c.s de sal.

Lo trituras en el suribachi hasta que quede muy fino. Si tienes problemas en las encías, puedes colocarte polvo de Dentie en la zona afectada durante toda la noche.

Compártelo

Tekka

Tekka

Este condimento es recomendable para las personas que tienen osteoporosis, reuma, anemia, atrofia muscular, así como debilidad nerviosa y cardiaca porque contiene muchos minerales, tonifica los músculos y el sistema nervioso y es un potente alcalinizador sanguíneo. Se toma una cucharadita de café espolvoreada sobre el cereal de la comida durante una semana o nueve días y se descansa. Al cabo de un mes, se puede volver a hacer lo mismo, hasta que se note una mejoría.

Ingredientes: 3 zanahorias + 1 nabo + 300 gramos de miso + zumo de jengibre + 200 gramos de aceite de sésamo (utilizar una sartén de hierro)

Elaboración:

Picas las verduras muy finas y las fríes con el aceite a fuego muy lento. Cuando estén doraditas, añades el miso y el zumo de jengibre y lo dejas a fuego muy lento durante 3 horas. Conviene remover de vez en cuando. Cuando vayas a apagar el fuego tiene que estar muy seco.

 

Compártelo

Azúcar, osteoporosis y caries

 

La relación entre el azúcar, la osteoporosis y las caries es algo aún desconocido para muchas personas. Si no, no me explico cómo hay tanta gente preocupada con tomar suplementos de calcio mientras se echa un azucarillo o dos al café.

No digo ya nada de la obsesión por tomar leche y yogures. En fin, eso ya es para otro capítulo aparte. Veamos qué pasa con el azúcar cuando lo comemos.

El azúcar refinado es muy alcalino  y al ingerirlo, el estómago busca equilibrarlo segregando ácido, lo que puede derivar en úlceras de estómago.

Por otro lado, nuestra sangre es ligeramente alcalina y cuando el azúcar llega a la sangre, se produce también una reacción ácida, por lo que la sangre se acidifica.

Nuevamente, el cuerpo tiende a buscar el equilibrio y entonces acude a buscar minerales a nuestra reserva interior.

Si comiéramos azúcar de vez en cuando, no pasaría nada porque los minerales de la comida diaria y los de nuestra reserva corporal serían suficientes.

Pero el problema está en que tomamos alimentos azucarados cada día y en más de una ocasión, por tanto, las reservas se quedan cortas y el cuerpo recurre a los minerales de huesos y dientes.

Con el paso de los años, esta extracción de calcio de los huesos y de los dientes para equilibrar el efecto del azúcar conduce a osteoporosis, debilitamiento general y caries.

Por tanto, está claro lo que tenemos que hacer para tener unos huesos fuertes y unos dientes sanos, ¿verdad?

Compártelo

El café y sus efectos

Suzanne Powell cuenta en este vídeo los efectos del café en la salud y la adicción que genera la cafeína. El mono físico dura cuatro días aunque puede persistir el recuerdo en la memoria del placer que te daba tomarlo. Hay sustitutivos como el café de cereales y te puedo asegurar que se puede vivir sin café e incluso mucho mejor.

Compártelo

Mazapanes sin azúcar

Mazapanes rellenos de algarroba y de compota de manzana

 

Ingredientes:1/2 kilo de almendras + 5 ó 6 cucharadas de melaza de arroz + una o dos claras de huevo + ralladura de limón + un puñado de piñones + crema de algarroba + compota de manzana

Elaboración:

Trituras las almendras y las mezclas con la melaza, con la ralladura de limón y con la clara de huevo. Haces una masa con todo ello y la dejas reposar en un bol de cristal durante un día entero y cubierto con una servilleta de tela húmeda.

Al día siguiente, ya podrás dar forma a tus mazapanes caseros pero, primero, te embadurnas las manos con harina para que sea más fácil trabajar sin que se te quede todo pegado en los dedos.

Haces una parte de la masa con forma de bolita alargada y le pones piñones por encima. Con la otra mitad, elaboras tortitas pequeñas para poner una sobre otra y dentro colocas el relleno, que puede ser algarroba en crema y una compota de manzana muy sequita.

Cierras los bordes de las tortitas, una vez que están rellenas y pones todos los mazapanes en una bandeja de horno cubierta con papel especial para hornear. Entonces, dejas que reposen los mazapanes unas 5 ó 6 horas.

Pasado ese tiempo,  los untas con un poco de huevo batido para conseguir que queden dorados.

Los horneas a 100 grados durante unos minutos. No te digo el tiempo porque depende mucho del horno. En cuanto cojan un color dorado, ya estarán listos. Estáte atent@ porque no necesitarán más de 10 minutos.

Se hacen enseguida porque la masa no se tiene que cocer. Que los disfrutes¡¡¡

 

Compártelo