Archivos mensuales: noviembre 2012

Nishime (Estofado de verduras)

Nishime (verduras estofadas sin aceite)

 

Nishimes es un estofado muy largo y lento de verduras en el que no se utiliza ni una gota de aceite. Aporta mucho calor interno y nos ayuda a fortalecernos. Si además usamos raíces como el daikon, conseguimos un efecto depurativo muy interesante. Este plato es especialmente indicado para el otoño y el invierno.

Ingredientes: utiliza verduras redondas como calabaza, zanahoria, cebolla, berza, col lombarda y raíces como nabos, daikon (ecológicos) o zanahorias, además de alga kombu o wakame.

Elaboración:

Cortas una tira de alga kombu o wakame en trocitos y la colocas en el fondo de la cazuela. Luego, partes las verdudas que hayas elegido en trozos medianos y las vas colocando por capas en la cazuela. Lo ideal es que vayan en el fondo las más yin y encima las más yan. Por ejemplo, primero la calabaza, luego la cebolla, a continuación el nabo y la zanahoria la última.

Cuando ya tengas tus verduras bien colocaditas, añades dos dedos de agua (a poder ser filtrada), un chorrito de shoyu y tapas la cazuela. Pones el fuego al máximo y cuando empieza a hervir lo bajas a fuego lento y lo dejas que se haga despacito unos 45 minutos, sin removerlo.

El frío no podrá contigo, garantizado¡¡

 

 

Compártelo

Hummus

 

Hummus¡¡¡ Me encanta¡¡

Hummus¡¡¡ Me encanta¡¡

Esta salsa de origen árabe tiene como ingrediente principal los garbanzos, lo que la hace muy nutritiva y saludable. Además, es fácil de preparar y se conserva muy bien en el frigorífico durante unos días. Es muy socorrida para improvisar una merienda o para untar verduras escaldadas o crudas.

También te permitirá dar un sabor especial a un bocadillo vegetariano o condimentar una ensalada sin necesidad de usar aceite ni vinagre. Untada en endibias también está estupenda. En verano es una forma refrescante de comer legumbre pero a mí me gusta tanto que la tomo todo el año. Creo que estoy “enganchada” al hummus, a su sabor y a su textura… Poner un toque exótico en tu vida no viene mal de vez en cuando.

Ingredientes: 1 taza de garbanzos cocidos + el jugo de 2 limones pequeños + 2 dientes de ajo + 2 cucharadas de tahin + vinagre de umeboshi (opcional)

Elaboración: Pasas por el pasapuré los garbanzos ya cocidos y con un poco del caldo de la cocción de éstos, los bates o mezclas con el resto de ingredientes. Cuando esté fría la salsa, ya estará lista para untar y para disfrutarla¡¡

Mira el vídeo de la receta si quieres.

Compártelo

Pastel de avena con manzana “Pan Ohsawa”

Pastel de avena con manzana y uvas pasas

Ingredientes:  3 tazas de copos de avena finos + 1/2 taza de harina de trigo + 2 tazas de zumo de manzana ecológico + 7 cucharadas de aceite de oliva + 1 cucharada de canela + una pizca de sal + 6 manzanas ralladas + uvas pasas (opcional) + frutos secos (también opcional) + semillas de sésamo (para decorar)

Elaboración:

La preparación de este pastel es muy sencilla. Primero, mezclas los ingredientes con un tenedor o cuchara en una cazuela o en un bol grande y luego, directamente con las manos. A continuación, depositas la masa bien mezclada en una fuente de horno untada en aceite y la cubres con una capa fina de semillas de sésamo.

Lo horneas unos 45 minutos a una temperatura media (150 o 180º).  Pasado ese tiempo, pruebas a ver si está hecho introduciendo un palillo y si sale limpio es que ya está listo.

Para hacerlo más festivo y especial puedes añadirle un puñado de uvas pasas o algún fruto seco como nueces, avellanas o almendras, machacadas antes con ayuda de un mortero.

¿Quién no quiere darle un mordisco a este pastel?

Compártelo

Salsa de mostaza y umeboshi

Salsa de mostaza

Esta salsa macrobiótica es ideal para acompañar unas verduras escaldadas. Puedes escaldar verduras cortadas en tiras como zanahorias, nabos o calabacín y poner la salsa en un cuenco en el centro de la mesa para untar. Es una forma divertida de comer la verdura y además, le ayudas a tu cuerpo a eliminar grasas. ¿A que nunca habrías imaginado que podrías hacerlo con una salsa? Pues sí, con esta salsa se puede.

Ingredientes: mostaza + pasta de umeboshi + agua + aceite de oliva o de sésamo

Elaboración: Mezclas a partes iguales la mostaza y la pasta de umeboshi, y agregas agua y un poquito de aceite. Lo mezclas bien en un suribachi o mortero y listo¡¡¡ Salsa a la vista¡¡¡

 

Compártelo

Crema de azuki

Crema de azukis

Excelente receta para reforzar los riñones. Con ella dirás adiós a las antiestéticas bolsas debajo de los ojos y a las ojeras azuladas.

Ingredientes: 200 gramos de azukis  (legumbre roja de Japón) + 2 cebollas + shoyu + un trocito de alga kombu + aceite de girasol + cebolleta (para decorar)

Elaboración:

Lavas los azukis y los dejas a remojo durante toda la noche con un trocito de alga kombu (un centímetro por persona).

A la hora de cocinarlos, usas el agua del remojo, y los haces en la olla exprés unas dos horas. Primero, pochas dos cebollas con aceite y sal en el fondo de la olla, y a continuación, añades los azukis con el agua del remojo y con el alga.

Agregas un poquito de sal y un chorrito de shoyu y lo pones a cocinar en la olla a fuego bajo.  Pasada hora y media,  retiras la olla del fuego, esperas a que baje la presión y pruebas a ver si están bien de sal y si no, rectificas y los dejas que se hagan otra media hora.

Finalmente, los pasas por un chino o los bates con una batidora y cuando saques la crema a la mesa, la decoras con un poco de cebolleta picada. Un toque de color y de sabor que realza el poder de esta crema de legumbres, muy ponderada dentro de la macrobiótica por las propiedades de esta legumbre.

 

Compártelo