Archivos mensuales: septiembre 2012

Crema de calabaza

Crema de calabaza

Ingredientes: una cebolla grande + media calabaza pequeña + medio boniato + dos zanahorias + aceite de sésamo + sal + leche de arroz

Elaboración: Cortas la cebolla en trozos grandes y la rehogas con un poco de aceite y sal en una cazuela. Al cabo de unos minutos, añades el resto de verduras y lo rehogas todo bien moviéndolo con una cuchara de madera. Cuando veas que cogen otro color, agregas un buen chorrito de leche de arroz y le das un hervor.

Entonces añades agua o caldo sin que cubra del todo las verduras para que quede una crema más espesa. Si te gusta más líquida, usa más agua, así de fácil. A continuación, pones el  fuego fuerte y cuando empiece a hervir, añades otra pizca de sal y bajas el fuego.

Lo dejas a fuego medio unos 20 minutos y listo para batir o para pasar por el chino.

Tiene un sabor dulce y muy agradable. Te dejará totalmente satisfecho y contento. Si cenas tarde, más allá de las nueve de la noche, puede ser una opción perfecta para cenar y dormir sin interferencias por la digestión. Yo la tomo también en la comida, como entrante.

Compártelo

Quinoa con zanahoria y setas

Quinoa con zanahoria y setas

Ingredientes: 1 taza de quinoa + 3 tazas de agua o caldo + una zanahoria + un puñado de setas +aceite + sal

Elaboración: Pochas una zanahoria en una cazuela con un poquito de aceite y sal, luego añades las setas y lo rehogas unos minutos, hasta que las setas estén prácticamente hechas. Por otro lado, lavas la quinoa y la añades a la cazuela. Lo rehogas todo junto y agregas el agua o el caldo.

Cuando rompe a hervir, añades otra pizca de sal y bajas el fuego. Lo dejas a fuego lento o medio durante unos 20 minutos y tapado.

La quinoa debe quedar sueltita. Al ser un plato muy completo, sólo hace falta combinarlo con verdura y no es necesario que incluyas proteína vegetal ni animal.

Quinoa con zanahoria y setas a mitad de cocción

 

Compártelo

Crema de calabacín

Crema de calabacín

 

Ingredientes:un calabacín + dos cebollas + aceite de sésamo + agua o caldo + sal + shiro miso (miso blanco)

Elaboración: esta crema es fácil y rápida de hacer. Basta con untar la base de la cazuela con un poquito de aceite, añades la cebolla cortada en cuatro trozos, la rehogas con un poquito de sal. Unos minutos más tarde, añades el calabacín cortado en trozos grandes y vuelves a rehogarlo con otro poquito de sal.

Después, cuando veas que la cebolla y el calabacín empiezan a cambiar de color, echas agua o caldo. Yo suelo tener reservada agua del caldo de cocción de pasta, si es que he hecho un día antes pasta,  y así, la comida tiene un sabor mucho más rico y potente. Si no, con agua o con un caldo que hagas tú antes. Lo que te decía, echas el agua o el caldo sin que cubra todo el calabacín y al darle un hervor, rectificas de sal.

Entonces, bajas el fuego y lo dejas a una potencia media. Pasados 10 minutos miras a ver cómo está la verdura. Si ya está blandita, la crema estará hecha. Yo suelo tenerlo más tiempo porque me gusta más el sabor pero hay gente que prefiere que las verduras no se hagan tanto.

Apagas el fuego y añades una cucharada sopera de shiro miso (miso blanco). Dejas que se deshaga un par de minutos y lo pasas por la batidora o por el chino.

Es una crema muy suave y con un toque dulce del shiro miso. Además, te aprovechas de todas las propiedades beneficiosas del miso.  Perfecta¡¡

Compártelo

Gomasio

Moliendo el sésamo con la sal en un suribachi (mortero de cerámica con ranuras) para hacer gomasio

El gomasio o gomashio es un condimento que se utiliza mucho en la cocina japonesa y en la macrobiótica por su sabor, por sus propiedades y por su cualidad yang.  Las semillas de sésamo son ricas en calcio, magnesio y manganeso.

Además de alcalinizar la sangre, tonifica el sistema digestivo y está muy rico. leer más

Compártelo

Arroz integral básico

Arroz integral

 

Quienes dan el salto al arroz integral por primera vez suelen comentar que tienen problemas para cogerle el punto a la hora de cocinarlo. La pregunta más recurrente suele ser la de cuánta agua necesita y cuánto tiempo de cocción.

Bien, para evitar problemas al principio, te recomiendo un truco muy sencillo para que te quede perfecto.

Usa una olla exprés y por una medida de arroz, pon una y media de agua. Añades un poco de sal y un trocito de alga kombu y lo haces durante 45 minutos.

El arroz quedará en su punto exacto. Con esta receta consigues un arroz integral básico. Luego, puedes hacer aparte en una sartén un salteado de verduras y lo añades después. También puedes echarle por encima unas cucharadas de legumbres cocinadas previamente y… ya lo tienes¡¡¡

A disfrutarlo¡¡

Ah, y otra cosa, a la hora de comprarlo, hay otro truquillo para elegir un arroz integral de calidad. Fíjate en el color de los granos. Cuantos menos verdes veas, mejor será.

Yo lo compro a granel y mi preferido es el ecológico de la marca Calasparra. Es un poco más caro que otros pero la diferencia merece la pena, ¡¡ya lo creo¡¡

Compártelo